La guerra interprovincial

Tucumán derrotó a Salta y a Santiago, en 1821.

03 Dic 2011
1

BATALLA DEL RINCÓN DE MARLOPA. Parte impreso en hoja suelta de la victoria tucumana, que condujo el coronel Abraham González. Conserva este documento el Museo "Nicolás Avellaneda".

Es sabido que la "República de Tucumán" instalada por el coronel Bernabé Aráoz se vio jaqueada desde el vamos por grandes problemas, tanto internos como externos. El principal de estos últimos fue la inquina de dos caudillos vecinos: Martín Güemes, de Salta, y Juan Felipe Ibarra, de Santiago del Estero. Luego de varios intentos de arreglo, las fuerzas de la "República" chocaron con ambos en El Rincón de Marlopa, el 3 de abril de 1821.

Un tucumano -y futuro gobernador-, Alejandro Heredia, mandaba la liga de salteños y santiagueños, mientras Abraham González conducía las fuerzas de Tucumán. Estas formaron con la caballería en los flancos (al mando de Carlos María Garretón y Javier López); al centro la infantería (mandada por Cornelio Olivencia, Celedonio Escalada y Juan Pablo Lagos). De la artillería era responsable Manuel Torrens. Mandaba la vanguardia Eduardo Arias y la retaguardia el coronel Gerónimo Zelarayán.

La "República de Tucumán" triunfó en el encuentro. Salteños y santiagueños se batieron en retirada, "dejando por trofeos -dice el parte- toda su tropa de infantería y oficialidad prisionera, y otros pasados, hasta el número de 400 cazadores de todos cuerpos, 300 de caballería de línea, 50 oficiales". El campo quedó "cubierto de cadáveres, teñido con su misma sangre, y mi corazón enlutado al frente de esta catástrofe", expresaba González en su minucioso informe sobre la acción, que se editó en hoja suelta.

Güemes buscó el desquite y volvió a entrar en territorio tucumano al mes siguiente, pero otra vez fue batido, en Trancas y en Acequiones. Se replegó entonces a Salta, donde semanas después fue muerto por un imprevisto disparo.

Comentarios