Está preso el sojero acusado de haber ordenado la muerte de Cristian Ferreyra

A Jorge Ciccioli se lo acusa de ser el autor intelectual del asesinato del campesino por un conflicto de tierras.

23 Nov 2011
1

DIFERENCIAS. Ciccioli entró al juzgado "a cara descubierta" y dejó las oficinas del juez con una campera sobre la cabeza. FOTO TOMADA DE EL LIBERAL.COM.AR

SANTIAGO DEL ESTERO.- El propietario de las tierras en las que el campesino Cristian Ferreyra fue asesinado la semana pasada con un disparo de escopeta, se entregó hoy a la Justicia y quedó detenido en la Alcaidía de los Tribunales de Santiago del Estero, como presunto autor intelectual del crimen.

Se trata del empresario santafesino Jorge Ciccioli, propietario de más de 1.800 hectáreas del campo San Bernardo, ubicado en la localidad de Monte Quemado, 280 kilómetros al norte de la capital santiagueña. 

Ciccioli está acusado de ser "partícipe secundario del homicidio" y autor intelectual del hecho. 

Según el diario "El Liberal", el productor se entregó en el Juzgado del Crimen de Primera Nominación, que había ordenado su detención el viernes, luego de identificarlo como propietario del campo San Bernardo. Su cuidador, Francisco "Pancho" Juárez, está acusado de matar de un disparo a Ferreyra y de herir gravemente a Darío Godoy.

 Además de Ciccioli, otras cuatro personas fueron detenidas por el crimen, entre ellos, Francisco Juárez, presunto autor material, su hermano Walter Juárez, y Carlos y Mario Abregú.

El gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, admitió que su provincia enfrenta problemas por la propiedad de la tierra.

"Es un problema que tenemos en varios lugares de la provincia", afirmó el mandatario provincial. En ese contexto, Zamora sostuvo que el conflicto se trató de un enfrentamiento entre vecinos y aclaró que "no fue un desalojo".

"No hubo ninguna orden de desalojo. Fue un hecho entre dos vecinos de la zona", explicó el gobernador, en consonancia con el informe del hecho que brindó la Policía santiagueña.

Asimismo, admitió que el Ejecutivo provincial conocía que el sitio en que habitaba Ferreyra era una zona de intenso conflicto.

"Fue tratado por el Comité de Emergencias que había mucha violencia en el lugar y que había gente que se amenazaba con armas", indicó en declaraciones a una radio local.

Los gobiernos nacional y provincial, y representantes del Consejo de Participación Indígena anunciaron hoy la realización de un relevamiento territorial de pueblos originarios, destinándose un presupuesto operativo de entre 3 y 4 millones de pesos. (Télam-NA-Especial)
Comentarios