Myriam Hernández encenderá Floresta

La chilena encara su primera gira por Argentina con sus mejores canciones, y en Tucumán la expectativa por verla es enorme.

20 Nov 2011
1

MUCHO PARA DAR. Myriam suena muchísimo en las radios, pero nunca había venido a cantar a la Argentina.

Sus canciones llegaron hace años, pero ella va a desembarcar por primera vez en la Argentina para ofrecer tres shows que prometen mucho amor y arrumacos. Myriam Hernández, reina de la balada latina, supo ponerles melodía a los sentimientos femeninos y los trasformó en clásicos que todavía encienden las noches. Cómo olvidar "El hombre que yo amo", "Huele a peligro" o "Mío". Y antes de llegar a Tucumán habló por teléfono con LA GACETA desde su país natal. Así prepara su esperado arribo.

- Imaginamos que los clásicos que todos estamos esperando no van a faltar...

- ¡Por supuesto que no! Incluso modifiqué el espectáculo para incluir estas canciones, porque el último CD no fue tan difundido aún en tu país.

Myriam afirma que no hay una clave para permanecer tanto tiempo dentro del mercado de la música latina, sólo mucha pasión y contacto honesto con los admiradores. "Me siento la representante de las mujeres, su voz", comenta con una fresca tonada chilena. Confiesa que es una activa usuaria de las redes sociales y que por esa vía mantiene un diálogo fluido con sus fans.

Durante estos 22 años de carrera ella también supo cultivar el amor de pareja con quien, además de marido y padre de dos hijos, es su mánager. "Creo en el amor y en la pareja. No es fácil, pero supimos sobrellevarlo con mucho diálogo, respeto y admiración", destacó en medio de una mañana ajetreada.

Debido a su actividad vivió 10 años en Miami, pero hace unos meses regresó a Chile para radicarse definitivamente con su familia. "Quería que mis hijos crecieran más tranquilos y cerca de mi familia. Ahora programo las giras para que cada dos semanas pueda volver unos días a verlos", cuenta la artista.

En estos años ha compartido escenario con grandes músicos, como Cristian Castro, Marco Antonio Solís y Los Nocheros. "Con ellos tengo una gran amistad", añade. Paul Anka la invitó para interpretar la versión en español de "Put your head on my shoulder" (Pon tu cabeza en mi hombro).

Asegura que a los cuatro años ya estaba definida su vocación por la música. Su primer escenario fue frente al espejo, con un peine como micrófono. Luego, a los 10, la anotaron en un concurso de canto y resultó ganadora. Ese fue el comienzo de su carrera en Chile. Saltó a la fama en Latinoamérica en el festival de Acapulco del 92.

- Al comienzo también te tentaron para protagonizar culebrones...

- Sí, pero yo quería fortalecer mi imagen de cantante. Después se cansaron y no me ofrecieron más.

- Siempre destacan que nunca quisiste cantar en inglés.

- Soy muy defensora y enamorada de nuestro idioma y no me quita el sueño cantar en inglés. Además, no lo hablo bien, mis hijos se ríen cuando me escuchan.

Confiesa que a la hora de llenar su Ipad es una romántica total. "Me gustan mucho Laura Pausini, Celine Dion y Michael Bublé", asegura. Por su hijo, también escucha Green Day y Franz Ferdinand.

El calor del norte y las pegadizas melodías de la morocha van a envolver a los amantes que disfruten del show. Es tanta la expectativa que las entradas, al cierre de esta edición, estaban casi agotadas y se abría la posibilidad de hacer una nueva función el lunes 28 de noviembre. Y sí, Myriam enamora.

- Imaginamos que los clásicos que todos estamos esperando no van a faltar...

- ¡Por supuesto que no! Incluso modifiqué el espectáculo para incluir estas canciones, porque el último CD no fue tan difundido aún en tu país.

Myriam afirma que no hay una clave para permanecer tanto tiempo dentro del mercado de la música latina, sólo mucha pasión y contacto honesto con los admiradores. "Me siento la representante de las mujeres, su voz", comenta con una fresca tonada chilena. Confiesa que es una activa usuaria de las redes sociales y que por esa vía mantiene un diálogo fluido con sus fans.

Durante estos 22 años de carrera ella también supo cultivar el amor de pareja con quien, además de marido y padre de dos hijos, es su mánager. "Creo en el amor y en la pareja. No es fácil, pero supimos sobrellevarlo con mucho diálogo, respeto y admiración", destacó en medio de una mañana ajetreada.

Debido a su actividad vivió 10 años en Miami, pero hace unos meses regresó a Chile para radicarse definitivamente con su familia. "Quería que mis hijos crecieran más tranquilos y cerca de mi familia. Ahora programo las giras para que cada dos semanas pueda volver unos días a verlos", cuenta la artista.

En estos años ha compartido escenario con grandes músicos, como Cristian Castro, Marco Antonio Solís y Los Nocheros. "Con ellos tengo una gran amistad", añade. Paul Anka la invitó para interpretar la versión en español de "Put your head on my shoulder" (Pon tu cabeza en mi hombro).

Asegura que a los cuatro años ya estaba definida su vocación por la música. Su primer escenario fue frente al espejo, con un peine como micrófono. Luego, a los 10, la anotaron en un concurso de canto y resultó ganadora. Ese fue el comienzo de su carrera en Chile. Saltó a la fama en Latinoamérica en el festival de Acapulco del 92.

- Al comienzo también te tentaron para protagonizar culebrones...

- Sí, pero yo quería fortalecer mi imagen de cantante. Después se cansaron y no me ofrecieron más.

- Siempre destacan que nunca quisiste cantar en inglés.

- Soy muy defensora y enamorada de nuestro idioma y no me quita el sueño cantar en inglés. Además, no lo hablo bien, mis hijos se ríen cuando me escuchan.

Confiesa que a la hora de llenar su Ipad es una romántica total. "Me gustan mucho Laura Pausini, Celine Dion y Michael Bublé", asegura. Por su hijo, también escucha Green Day y Franz Ferdinand.

El calor del norte y las pegadizas melodías de la morocha van a envolver a los amantes que disfruten del show. Es tanta la expectativa que las entradas, al cierre de esta edición, estaban casi agotadas y se abría la posibilidad de hacer una nueva función el lunes 28 de noviembre. Y sí, Myriam enamora.

Comentarios