Van desapareciendo pueblos del sur a causa de las crecientes

En Esquina, Simoca, sólo viven dos familias, y la gente también se va de Sud de Lazarte. Como consecuencia de las últimas lluvias aumentó el caudal del río Chico y se desbordó inundando casas, caminos y campos.

23 Feb 2011
2

SE ARRIESGAN PARA COMPRAR COMIDA. Sólo a caballo o en sulky se puede transitar por la ruta que une Niogasta con Sud de Lazarte y Esquina. LA GACETA / FOTOS DE OSVALDO RIPOLL

CONCEPCION.- El pequeño paraje de Esquina, Simoca, ya no existe, afirman los lugareños de comunidades próximas. Las crecientes de los últimos años anteriores y de estos días también fueron sepultando casas y campos de las casi 50 familias que vivían en la zona. Esquina está a unos 15 km al este de la ruta nacional 157, por la carretera provincial 332. "En el mapa ya no debería figurar ese pueblito porque ahí todo está tapado por el agua que desbordó del río Chico, y también debido al avance de casi 2 kilómetros hacia el oeste, del embalse de Las Termas de Río Hondo. En Esquina permanecen en pie dos casitas de gente que se quedó porque no tiene donde ir", detalló Marta Nieva. La mujer vive en Sud de Lazarte, otro pueblo que está antes de llegar a Esquina y que actualmente permanece aislado a causa del desborde del Chico. A esta comunidad de unas 60 familias sólo se puede llegar a caballo o en sulky.

Niogasta, primera población que comienza a la vera de la 157, es otra de las que sufre los estragos de las inundaciones, aunque en menor medida. Los damnificados suman unos 500.

"Mi padre, Mateo Faustino, de 91 años, fue uno de los últimos que abandonó Esquina. Lo tuve que sacar porque perdió casi por completo su casita. Ahora vive conmigo en Sud de Lazarte", apuntó Marta. La vecina habló con LA GACETA en Niogasta, antes de regresar a su pueblo en un sulky cargado con algunas mercaderías. "Salí como pude para comprar cosas de mucha necesidad. Ahora bajó un poco el agua, pero el domingo y lunes estuvimos totalmente aislados", añadió.

"Vea si no vamos a estar cansados de este problema, si se viene repitiendo desde hace más de 10 años. Al río Chico le hacen trabajos a medias y por eso se sale del cauce todos los veranos", acotó Juan Salvatierra. El muchacho se trasladó a caballo desde Sud de Lazarte hasta Monteagudo para comprar mercadería. "Mi pueblo también va desapareciendo de a poco. En estos días vivimos acorralados por el agua. No nos da respiro. Por las tardes hay que buscar algún bordo para juntarnos a tomar mate. A veces solamente tenemos carne y sal para comer", relató.

En la zona hay tres escuelas primarias y una de nivel medio. "No podemos llegar ni entrar en las escuelas porque el camino está inundado. Postergamos los exámenes para la semana próxima. Por ahora el inicio de las clases es totalmente incierto", informó dijo Elena Oscar, directora de la Escuela Media de Niogasta.

El comisionado comunal de Nueva Trinidad, David Elías, informó que el ministro de Salud, Pablo Yedlin, envió asistencia alimentaria y médica. "En el río se hicieron trabajos y por eso no desbordó los últimos dos años. Pero ahora, las lluvias hicieron crecer el caudal de tal manera que se superaron las previsiones", explicó el funcionario.

En el este

Vecinos de Los Pereyra, Cruz Alta, informaron que también sufrieron inundaciones. El agua entró a las casas, se perdieron y se enfermaron animales y los chicos no pueden ir a la escuela. Aclararon que están aislados porque no pueden transitar por la ruta 327, que es de tierra

Por otra parte, el secretario de Agua de Santiago del Estero, Abel Tévez, informó que como consecuencia de las intensas lluvias que azotan toda la región del norte argentino, aumentó considerablemente el caudal del río Dulce y se incrementó la derivación al dique Frontal. (C)

Comentarios