Un accidente se convirtió en la gran atracción del domingo

Una camioneta terminó arriba del monumento central de una rotonda en Yerba Buena. Increíblemente, el conductor apenas sufrió algunos golpes. Los transeúntes le sacaron fotos con los celulares.

INCREÍBLE. La Eco Sport terminó en el centro de la rotonda de Camino del Perú y Presidente Perón. LA GACETA / INES QUINTEROS ORIO INCREÍBLE. La Eco Sport terminó en el centro de la rotonda de Camino del Perú y Presidente Perón. LA GACETA / INES QUINTEROS ORIO
14 Febrero 2011
Los conductores que ayer pasaban por el cruce de la avenida Presidente Perón y Camino del Perú no comprendían esa imagen inusual que mostraba la rotonda. Tan sólo atinaban a sacar sus celulares para fotografiar la escena de una camioneta Ford Eco Sport que había "estacionado" encima del círculo de cemento, pero no sobre el césped, sino arriba del monumento central. No se trataba de una exposición de autos, sino todo lo contrario. Alrededor de las 5.30 del domingo, el conductor, que según la Policía sería Daniel Tártalo, había sufrido un violento accidente que, afortunadamente, no pasó a mayores.

"Yo venía bajando despacio por la avenida Presidente Perón y, faltando menos de una cuadra para que llegue al Camino de Perú, un vehículo rojo me pasó a toda velocidad. Lo primero que pensé fue ?este tipo se va a llevar puesto algo?; a los pocos segundos, escuche el reventón, al mismo tiempo que vi cómo la camioneta sobrevolaba el cordón de la rotonda y las pircas del monumento hasta quedarse clavada en la parte superior. Una cosa de locos", le contó a LA GACETA José Bazán, un taxista que presenció el accidente y que se quedó en el lugar del hecho, sin poder desprenderse de su sorpresa.

Lo más curioso fue que el percance no termine en desgracia. "Me asusté cuando vi que por la rotonda caminaban unas jovencitas, que por suerte vieron lo que pasaba y cruzaron rápidamente la calle sin fijarse si circulaban otros autos por ahí", agregó Bazán, mientras decenas de curiosos, ya no sólo sacaban fotos, sino que se habían convertido en peritos improvisados que observaban muy de cerca las entrañas de la camioneta.

Es que el motor quedó desmenuzado y parecía listo para que un grupo de aprendices tomara clases sobre el nombre de cada una de sus partes. El conductor salió prácticamente ileso del choque, según testigos oculares. "Me acerqué y vi al conductor salir de la camioneta. Era un joven vestido de traje, como si viniera de una fiesta, y logró escapar por la puerta del acompañante", concluyó el taxista.

En la guardia del sanatorio Norte, Tártalo recibió atención médica. "El paciente sufrió politraumatismos y un corte en la rodilla derecha, que fue suturado. Se le hicieron algunos estudios de rutina por consultorio externo porque no hará falta internarlo ", informó el doctor Jorge López.

Poco antes del mediodía, familiares de el conductor intentaban contactar una grúa para retirar el vehículo. Mientras tanto, los curiosos seguían observando y el Bazán, el taxista, volvía a contar la historia y lo que había pensado al ver pasar la camioneta. "Che amigo, para mí que usted lo ?lechuceó? al conductor (SIC)", dijo un joven y todos los asistentes festejaron el chiste.

Tamaño texto
NOTICIAS RELACIONADAS
Comentarios