VIDA SANA

Biomúsica, una terapia que cura el cuerpo y la mente con sonidos

Una técnica alternativa, nacida de la musicoterapia, que ayuda a ponerse en armonía con el mundo. En niños con capacidades diferentes logra increíbles resultados. Dos expertas
Compartir

"El cuerpo se acuerda de todo lo que escucha. Canta y hace su música aunque no se lo oiga, como si la gente estuviera sumergida en un río de melodías y cada sonido que le llega le dejara una marca y la modelara como se puede modelar una vasija de arcilla". (Mario Corradini, músico argentino, docente y creador de la biomúsica).

Cuando una persona está feliz, en armonía consigo misma, canta. En la ducha, cuando va caminando, mientras hace algún trabajo manual... no existe un lugar determinado. La música desborda de su interior. Pero cuando está triste, como los pájaros que sienten pena, enmudecen. Un ruido fuerte los sobresalta. Una música suave y bella le provocan ganas de llorar. Ocurre que la música, como lenguaje universal, está presente en todo momento. Es un medio de expresión y de comunicación.

Sobre la base del poder de la música, Mario Corradini, un compositor, músico y docente argentino, descubrió que el sonido, dirigido correctamente, puede actuar sobre el sistema bioenergético del cuerpo. Así nació la biomúsica, una terapia que puede utilizarse en niños, adultos y ancianos para recuperar su armonía mente - cuerpo. Corradini la aplica con gran éxito en comunidades de adictos a las drogas en Italia, donde está radicado. Pero también ofrece buenos resultados en niños con capacidades especiales y personas mayores con problemáticas físicas y psíquicas.

En Tucumán, la biomúsica se aplica en personas con discapacidad a través de la fundación Integrar. Pero en realidad es una terapia que sirve para vivir mejor y le sirve a todos. María Claudia Berraondo de Stok es docente de Biomúsica del Centro de Biomúsica Tucumán de la fundación.

- ¿Qué es la biomúsica?

- La biomúsica es una técnica que trabaja sobre el aspecto emocional y el fisiológico del individuo, ayudando a producir un nuevo equilibrio, estimulando la expresión y la comunicación. En esta disciplina son ¿utilizados antiguos conocimientos sobre la influencia de la música en el cuerpo humano.

A través de ejercicios de respiración, movimiento, relajación activa y emisión de sonidos se trata de intervenir sobre la globalidad del ser, o sea, cuerpo, emoción y energía.

- ¿A quiénes les sirve?

- Esta metodología es empleada en personas de todas las edades como técnica de desarrollo personal, en gestantes, en el ambiente escolar, en centros para el bienestar físico, en personas discapacitadas y hospitales, integrada a otras técnicas expresivas y terapéuticas.

- ¿Cómo actúa?

- El campo bioenergético es la sumatoria de centros, canales, zonas y transmisores a través de los cuales circula la energía que nos mantiene vivos. Ese pasaje de energía puede obstaculizarse por bloqueos de la misma energía, acumulados en determinados puntos del cuerpo durante experiencias de fuerte contenido emocional. El sonido es energía y la música es sonido organizado, por lo que puede intervenir sobre los bloqueos y disolverlos por resonancia. El sonido puede romper la cohesión intermolecular o fuerza que mantiene unida la materia, en consecuencia es factible recuperar la normal circulación energética usando música. Esto es valido cuando el bloqueo está ya formado como también previamente a su estructuración, de allí su carácter preventivo.

Jugar y bailar con los hijos y nietos es el mejor ejercicio

A medida que crece, la persona va disminuyendo la gama de sus movimientos. El adulto economiza esfuerzos y con ello vuelve rígidos sus movimientos. Este proceso de mecanización y rigidez de sus músculos es paralelo al recorrido automático de los mismos senderos mentales y  comportamientos que derivan de ello. Movimientos repetidos equivalen a pensamientos y sentimientos repetidos, explica María Claudia de Stok. Una persona habituada a movimientos mecánicos se adapta a pensamientos mecánicos, aunque no sea consciente de ello. Al contrario, movimientos no-habituales pueden provocar asociaciones diversas y estimular hacia nuevos modelos de comportamiento. Es por ello que la mejor manera de aplicar la bioterapia en casa es jugar y bailar con los hijos y con los nietos. El cuerpo posee su propia memoria, dice la especialista. Los recuerdos que se activan a partir del movimiento muchas veces encierran conflictos o bloqueos emocionales, al proyectarse a la conciencia y junto con la descarga de tensiones, comienzan a resolverse o a corregirse las conductas indeseables.

Más como esto