Diez años después de su muerte, recuerdan a Favaloro

El cardiólogo se suicidó, acosado por las deudas. Proyectos y un homenaje de Scioli.

29 Jul 2010
BUENOS AIRES.- A 10 años del suicidio de René Favaloro, el médico argentino reconocido en todo el mundo por revolucionar la cirugía cardiovascular, el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, le rindió hoy un homenaje y lo calificó como "un emprendedor de la vida".

"Fue un hombre que luchó toda su vida buscando, a partir de la ciencia, salvar vidas, un hombre inclusive reconocido a nivel mundial como un héroe de la medicina moderna", sostuvo el mandatario provincial.

Scioli recordó "con tristeza el desenlace fatal" de la vida de Favaloro al participar de un acto en el Hospital El Dique de Ensenada, donde firmó un convenio con la Fundación Cardiológica Argentina y entregó una ambulancia y un subsidio para la adquisición de equipamiento.

Favaloro nació en La Plata en 1923 y se mató el 29 de julio del 2000 en su departamento de Palermo a los 77 años dejando un escrito en el cual se leía, entre otras opiniones: "Es indudable que ser honesto en nuestra sociedad corrupta tiene un precio. A la larga o a la corta te la hacen pagar".

Para homenajearlo también se estudian varias iniciativas legislativas, mientras la Fundación que lleva su nombre no hará ningún acto especial en respeto a su testamento.

La primera de las iniciativas contempla una ley para denominar "René Favaloro" al hospital que se construye en Villa Lugano, ubicado en la Avenida Francisco Fernández de la Cruz y Escalada.

El legislador Jorge Garayalde presentó una iniciativa para modificar por "René Favaloro" el nombre de la actual calle Juan Díaz de Solís, en el tramo donde está emplazada la Fundación que creó en 1975 el médico y que funciona en el barrio de Monserrat.

También está en análisis una propuesta para nombrar "Paseo de la Vida René Favaloro" al espacio verde ubicado en la calle Bacacay entre Rojas, Nicolás Repetto y vías del ex Ferrocarril Sarmiento.

Favaloro se graduó como médico en la Universidad Nacional de La Plata y en 1950 se radicó en Jacinto Aráuz, un perdido pueblito de La Pampa.

En 1962 viajó a Estados Unidos, a la Cleveland Clinic, para especializarse en cirugía torácica y cardiovascular y cinco años después desarrolló -con éxito- la técnica del by-pass aorto coronario.

En 1992, The New York Times lo consideró un "héroe mundial que cambió parte de la medicina moderna y revolucionó la medicina cardíaca".

"Todos nos vamos a morir. No tengo miedo: me codeo con la muerte todos los días. Mi madre murió a los 91 años, mi padre a los 86; pero eso no quiere decir nada. Por eso cada día hay que tratar de hacer lo mejor para uno, la familia y la sociedad. Lo que va a quedar es el recuerdo", es una de sus frases más recordadas.

Favaloro se suicidó de un disparo en el pecho el 29 de julio de 2000, deprimido por la crisis económica que sufría su fundación y la falta de respuesta del gobierno que presidía Fernando de la Rúa.

Antes de quitarse la vida, el cardiocirujano le escribió una carta a De la Rúa en la que, entre otras cosas, le comunicó su cansancio "de ser un mendigo en mi propio país". (DYN-Télam)
Comentarios