Una donación voluntaria de sangre es la más segura y puede llegar a salvar hasta tres vidas

Sólo uno de cada diez argentinos dona en forma altruista. La cura de ciertas patologías y los accidentes de tránsito incrementó la demanda.

LA MEDIDA NECESARIA. Una bolsa de sangre puede contener hasta medio litro de sangre, que es la cantidad tope que se puede extraer a un donante. ARCHIVO LA GACETA LA MEDIDA NECESARIA. Una bolsa de sangre puede contener hasta medio litro de sangre, que es la cantidad tope que se puede extraer a un donante. ARCHIVO LA GACETA
27 Junio 2010
El 2 de septiembre de 2006 Isabel Ernestina Romero volvió a nacer. Ese día, la maestra de Leales, de 34 años, sufrió un accidente automovilístico que le hubiera costado la vida, pero, gracias a una transfusión de sangre, los médicos lograron salvarla. "Mi situación era crítica. Había perdido mucha sangre mientras me trasladaban al hospital. Si no hubiera sido por la transfusión no le estaría contando este episodio", dijo, agradecida, a LA GACETA.

Una transfusión de sangre, al igual que a la docente Romero, también podría salvarnos la vida a nosotros o a nuestros seres queridos. Sin duda, esta es una razón más que poderosa para animarse a donar.

Según una encuesta del Ministerio de Salud Pública de la Nación, sólo uno de cada diez argentinos dona sangre en forma voluntaria y habitual. "La promoción de la donación de sangre constituye el lado humano y social de la transfusión. En esta labor, los diferentes estamentos de la sociedad tienen un papel fundamental, actuando como agentes multiplicadores y difusores del mensaje de donar sangre", opinó el médico generalista Luis Benejam.

El facultativo remarcó que "la transfusión de sangre o de sus derivados se ha convertido en una parte imprescindible en la actual asistencia sanitaria".

Al respecto Benejam indicó que "el incremento de los accidentes, la creación de unidades de medicina intensiva y las importantes necesidades de algunos enfermos que antes eran considerados irrecuperables son algunas de las causales que incrementaron no sólo la demanda de sangre sino también las necesidades de derivados de la sangre como plasma, concentrados celulares, factores antihemofílicos, etcétera".

"Sólo la sangre que se utiliza en las películas es la única que se puede fabricar. Y la única solución para suplir la carencia de ella es que una persona quiera ceder, de manera voluntaria y altruista, una pequeña cantidad de su sangre. El hecho de donar sangre comporta una actitud responsable y solidaria que hay que imitar", subrayó el médico hematólogo David Hugo Flores.

El profesional oriundo de Jujuy, puso énfasis en que "hoy en día, la donación de sangre ya no es aquel gesto espectacular de los pioneros de la donación, aunque no es todavía el acto frecuente que debería ser. No sólo es necesario dar sangre, sino que es absolutamente imprescindible donar periódicamente. Se trata de convertir la donación en un hecho habitual en la vida de los ciudadanos"

"Acudir cada cuatro o seis meses a un banco de sangre o centro hematológico tiene que llegar a ser algo habitual para todos. Es la única manera, entonces, de que las necesidades de sangre y derivados puedan ser cubiertas totalmente", expresó Flores. "Está demostrado a nivel mundial que la donación más segura es la voluntaria. Ya que un donante seguro es aquel individuo que dona su sangre de manera voluntaria, anónima, no remunerada, sin coerciones, y lo más importante, es que lo hace en forma periódica. Por eso es importantísimo dar a conocer a la población este gran recurso terapéutico que poseemos en nosotros mismos y que cada uno puede ofrecer de manera muy sencilla", dijo.

Concientización
"El objetivo es atraer a las personas jóvenes y concientizarlas sobre la importancia de la donación voluntaria de sangre, de modo que ellas se conviertan en donantes y convenzan a sus amigos de salvar hasta tres vidas con este humilde y generoso acto", dijo recientemente el subsecretario de Políticas, Regulación y Fiscalización de la Nación, Andrés Leibovich, al anunciar que Argentina será -14 de junio- en 2011 sede de la celebración central del Día Mundial del Donante de Sangre. Y para ello, explicó que trabajarán con diferentes hospitales del país, "con el fin de lograr crear una mayor conciencia entre la población y una mayor cantidad de donantes".

"El modelo de donación de sangre que predomina en nuestro país es familiar y por reposición. Ello implica que la población dona sangre por familiaridad con la persona que la necesita y en forma no habitual. A través del Plan Nacional de Sangre pretendemos que entre el 35 y 50 % de la población sana done sangre de manera voluntaria a pacientes enfermos que la necesitan. Esto redundará en una mayor calidad y seguridad sanguínea", agregó el funcionario.

"Existe una escasez crónica de donadores. Carecen de una cultura de la donación, o creen en falsos mitos como que van a engordar. Unicamente se extraen 500 mililitros", explicó el doctor Leibovich.

Comentarios