Metrogas no pudo pagar vencimientos de deudas y el Gobierno la intervino

La empresa responsabilizó de su situación al Ejecutivo, porque no le autorizó incrementos en sus tarifas. De Vido designó a Antonio Gómez como titular de la intervención. Ante el Ciadi, la compañía había reclamado ser indemnizada.

18 Jun 2010
1

ARGUMENTO DE LA EMPRESA. Metrogas había decidido llamar a un concurso preventivo de acreedores. DyN

BUENOS AIRES.- El Gobierno Nacional dispuso ayer intervenir la empresa Metrogas, luego de que la compañía informara a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires que no puede hacer frente a sus vencimientos de deuda, con el fin de garantizar la prestación del servicio a más de dos millones de usuarios entre la Capital Federal y 11 partidos del Conurbano Bonaerense. La empresa responsabilizó al Gobierno por su crítico estado financiero, porque no la autorizó a aplicar una fuerte suba tarifaria, e inmediatamente el ministro de Planificación, Julio De Vido, ordenó su intervención, por lo que desde ahora la firma será presidida por Antonio Gómez.

Tal como lo hizo con el Correo Argentino, Aguas Argentinas y Aerolíneas, el Estado se hizo cargo así de otra empresa de servicios públicos privatizada en la década de 1990. Según trascendió, la intención del Gobierno no sería reestatizarla, por lo que la intervención deberá ordenar las cuentas de Metrogas para luego encontrar un interesado del sector privado. Por el momento, el Estado suma así más participación en el sector privado, donde también tiene adquiridas acciones que pertenecían a las eliminadas AFJP y pasaron a manos de la Anses. La firma nació en 1992, cuando el Gobierno de Carlos Menem dispuso la privatización de Gas del Estado y con el decreto 2.459 otorgó a Distribuidora de Gas Metropolitano SA -hoy Metrogas- la licencia para distribuir gas natural.

Después de la crisis de 2001, la compañía tuvo serios cruces con el Estado argentino, y hasta llegó a demandarlo en 2006, cuando Néstor Kirchner era presidente, ante el Ciadi del Banco Mundial.

Metrogas es controlada por British Gas Group, que es propietaria del 54,67% de Consorcio Gas Argentino, un holding cuyo 45,33% restante pertenece a Repsol YPF. British Gas Group acudió al pedido de arbitraje internacional en julio de 2006, reclamando a la Argentina el pago de U$S 200 millones de indemnización por el congelamiento tarifario de 2002. Ayer, al argumentar su decisión de llamar a un concurso preventivo de acreedores en un comunicado que sorprendió en la Bolsa porteña, la firma aseguró que las propuestas recibidas de su asesor financiero "no se condicen con las reales posibilidades de la sociedad". Sin bien la empresa dijo que "se mantiene la calidad en la prestación del servicio de distribución de gas" en su área de concesión, el Gobierno optó por hacerse cargo de la empresas. A través de un comunicado, Planificación aseguró que procederá a "intervenir la compañía, como ya se hizo en otros casos, a los efectos de garantizar la normal prestación del servicio público". (NA)
Comentarios