Los hermanos Noble Herrera dicen que fueron humillados

"Nos trataron como delincuentes", manifestó el hijo de la dueña del Grupo Clarín. "Nos hicieron sacar la ropa adelante de siete personas", acotó Marcela Noble Herrera. Apoyos de Carrió y de Macri

30 May 2010
1

ALLANAMIENTO. Marcela Noble Herrera abandona la sede judicial. Atrás, con anteojos, aparece su hermano.

BUENOS AIRES.- Los hijos adoptivos de la dueña del grupo Clarín, Ernestina Herrera de Noble, denunciaron que fueron humillados durante el procedimiento ordenado el viernes por la jueza federal, Sandra Arroyo Salgado, mediante el cual se requisaron objetos personales para efectuar el análisis de histocompatibilidad y así establecer si son o no hijos de desaparecidos. "Nos hicieron sacar la ropa adelante de siete personas. A mí me sacaron la bombacha, las medias, el pantalón y la remera. Y a él (por su hermano) también le quitaron todo", contó por Canal 13, Marcela Noble Herrera.

"Nos trataron como si fuéramos delincuentes", relató por su parte Felipe Noble Herrera. Ambos no dieron consentimiento, ante la magistrada, para que se les extraiga nuevamente sangre con el fin de cotejarlas con las que se conservan en el Banco Nacional de Datos Genéticos, donde están las muestras de las familias de desaparecidos.

Cuando salieron del juzgado fueron seguidos por orden de la jueza. Se dirigieron hacia Martínez donde está la residencia de Herrera de Noble y, a mitad de camino, el auto en que iban los abogados fue interceptado por dos camionetas de Infantería de la Policía Federal, informó el diario "Perfil" en su edición de ayer. Los uniformados, con armas largas, preguntaron si iban allí Marcela y Felipe. "No nos creyeron hasta que les abrimos los vidrios de la camioneta", explicó a ese medio, Roxana Piña, una de las abogadas de los jóvenes, que conducía el vehículo. Los jóvenes iban más adelante.

Un día después de que la Justicia ordenara nuevos allanamientos en los domicilios de los hermanos para obtener muestras de ADN, la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, afirmó "que no se pueden usar causas sensibles de derechos humanos cuando hay víctimas de por medio".

"Víctimas cuyos derechos humanos a la integridad personal son utilizados como instrumento de venganza de un gobierno contra un medio de comunicación", denunció. Por eso, la diputada expresó su "absoluta solidaridad frente a la vejación permanente", que -según consideró- "desde hace meses cae sobre las víctimas, sean quién sean, ricos o pobres, hombres o mujeres".

A los hijos de la dueña del Grupo Clarín "se los denigró y humilló como si fueran delincuentes, atropellando los derechos humanos más básicos", sostuvo a su vez, el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri en un comunicado. "Las persecuciones judiciales de los Kirchner deben terminar porque cada día están yendo más lejos sin importarles nada", acotó. (NA-Especial)

Comentarios