La historia del marqués de Yavi se hace presente

Testimonio de Rodolfo Campero, en Jamaica.

13 Mar 2010
"La ceremonia de exhumación del Coronel Mayor Graduado del ejército de las Provincias Unidas del Río de la Plata y Diputado del Congreso de Tucumán en 1816, Juan José Feliciano Fernández Campero, Marqués de Yavi, comenzó en Kingston, Jamaica a las 10.45 de la mañana del día de hoy, jueves 11 de marzo de 2010, en el solar de lo que fuera el atrio de la Iglesia Católica, destruido por un sismo en 1907, actualmente es un patio precario de la imprenta nacional de Jamaica", escribe, vía  e-mail, el tucumano Rodolfo Campero, ex rector de la UNT y ex diputado nacional.
Lo que parece el relato de un viaje al túnel del tiempo es el corolario de la empecinada batalla de Campero por la repatriación de los restos de Yavi, un nombre que para miles de personas no era hasta ahora más que un bello pueblo jujeño.
Antes de su viaje a Jamaica, donde todavía se encuentra, Campero, quien es descendiente de Fernández Campero, relató a LA GACETA que venía gestionando desde 2004 la repatriación simbólica de los restos de quién fuera Comandante de las Guerras de la Independencia y principal lugarteniente del General Martín Miguel de Güemes.
"Sus restos descansan en el exilio forzado en Kingston luego de su traumática muerte, provocada por las tropas realistas luego de su captura en la Batalla de Yavi, Jujuy, el 15 de noviembre de 1816. Se trata de un militar argentino , y el único caso en nuestra historia bicentenaria de un miembro de la nobleza española de lo que luego sería la República Argentina que combatió desde 1813 hasta su muerte por la causa de la Independencia de la nueva Nación. Fernández Campero es además el único miembro argentino del Congreso de la Independencia en Tucumán, de 1816 cuyos restos mortales aun no descansan en suelo patrio", afirmó el ex funcionario tucumano, antes de su viaje a Jamaica.
A Fernández Campero lo habían desembarcado en Kingston enfermo, en su tránsito hacia España como cautivo por haberse alzado en armas contra la corona a favor de la nueva nación, luego de ser tomado prisionero en Yavi el 15 de noviembre de 1816. Fue enterrado en la capital jamaiquina, y sus restos fueron trasladados a una fosa común en 1907, luego de un sismo que asoló la isla. Es por eso que la ceremonia de exhumación de los restos del guerrero patriota es más bien una "exhumación simbólica", como consta en el acta de constatación que se firmó el jueves en Jamaica, en presencia del ex rector de la UNT.
"Desde hace más de seis años,  quienes somos sus familiares directos, de sangre y por afinidad, tratamos que el Estado Argentino tuviese la iniciativa de repatriar sus restos, como homenaje a su gesta personal, a la Guerra Gaucha de la que fuera su Comandante  y, particularmente, como homenaje y reconocimiento a la conmemoración del Bicentenario de nuestra Patria", agregó Campero.
En las actuaciones para la repatriación simbólica de los restos del congresal de la Independencia también intervino en su momento el senador jujeño Gerardo Morales, para que la urna de madera que contiene tierra de la fosa en la que estaba el patriota sea finalmente depositada en la ciudad de Yavi, que es la localidad que vio nacer al patriota jujeño.
En la ceremonia que se realizó en Kingston participaron el embajador argentino en Jamaica, Mario Pino y autoridades militares y diplomáticas argentinas, del país antillano y de otros países americanos.
Comentarios