En los Andes resonó un mensaje de paz

Fue masiva la Marcha por la no Violencia

05 Ene 2010
Paz, fuerza y alegría. La consigna de los humanistas siloístas resonaba en las montañas, en plena Cordillera de los Andes. Más de 20.000 voces saludaban así el ingreso del equipo de base que recorrió el mundo para pedir el fin de las guerras y el desarme nuclear. Miles de banderines naranjas y manos que se alzaban con sólo tres dedos abiertos (pulgar, índice y medio) enmarcaban los últimos pasos de la Marcha Mundial por la Paz y la no Violencia. Habían pasado 93 días desde la partida desde Wellington, Nueva Zelanda; el 2 de octubre de 2009.
En el Parque de Estudio y Reflexion de Punta de Vacas; Mendoza, concluyó el recorrido, que abarcó 90 países, más de 400 ciudades y cerca de 200.00 kilómetros. "Esta ha sido la mayor manifestación que se haya llevado a cabo en favor de la paz y de la no violencia", expresó Rafael de la Rubia, titular de Mundo sin Guerras, Ong que impulsó la marcha. "Hemos visto gente que perdió su casa a causa de los tifones en Filipinas; sobrevivientes de la bomba de Hiroshima; millones de familias rotas por las guerras; fronteras conflictivas como India-Pakistán, Israel-Palestina, los Balcanes, Tijuana (EEUU-Mexico); niños que trabajan en Asia, Africa y América; mujeres maltratadas. También hemos visto gente entusiasmada; países sin ejércitos; parlamentos que proponen que el derecho a la paz sea un derecho humano, países donde cierran bases extranjeras, regiones libres de armas nucleares como Sudamérica) y gobiernos que han renunciado a la guerra (como el de Bolivia)". Así sintetizó De la Rubia el recorrido de la Marcha, ante 20.000 personas llegadas de todas partes del mundo. También dieron su testimonio los marchantes Tony Robinson ( Inglaterra); Tomy Hirsh (Chile); Bhairavi Sagar (India); Giorgio Schultze,(Italia); Gemma Suzara, (Filipinas) y Sandra Amor (Argentina.
"Esta marcha ha sido una señal por la paz y la no violencia en un mundo violento que vive tiempos borrascosos. Ahora es el momento de darle continuidad y crecimiento", expresó Hirsch al cerrar los discursos en Punta de Vacas. Precisamente estos objetivos han sido el eje de los debates de los encuentros que concluyen hoy.
Entre las iniciativas surgidas desde diferentes organismos del Movimiento Humanista, figura la de Tucumán: tanto desde el Concejo Deliberante como desde el Ente Cultural Tucumán se propondrá la declaración de 2010 como Año de la No Violencia, con actividades en educación, salud, deporte, cultura y conomía, difundiendo la metodología de la no violencia tanto para la resolución de conflictos como para abordar toda relación interpersonal en la vida cotidiana.
Comentarios