Polemizan sobre la eficacia de cerrar provisoriamente escuelas

Un funcionario bonaerense instó a ensayar otras estrategias y a vacunar a los grupos de riesgo. En elpaís el total de infectados asciende a 644. Debate.

15 Jun 2009
BUENOS AIRES.- El director de Epidemiología del Ministerio de Salud bonaerense, Mario Masana Wilson, aseguró ayer que la decisión de cerrar preventivamente algunas escuelas para evitar la propagación del virus de la gripe A ha dejado de ser efectiva. Esas declaraciones alentaron todavía más la controversia que se ha generado por esa disposición.
"Esta estrategia de cerrar escuelas y aulas fue una buena opción en el comienzo de esta epidemia, cuando la influenza no estaba instalada en la Argentina y cuando trabajábamos para evitar que se diseminara, aunque en este momento ha dejado de ser efectiva", reconoció el funcionario.
El especialista remarcó la necesidad de buscar otra estrategia porque (la gripe A) ya está instalada. "Lo importante es pensar y saber que hay una vacuna efectiva para la gripe estacional, y que ciertos grupos de riesgo deben estar vacunados", precisó.  
Por su parte, el ministro de Salud bonaerense, Claudio Zin, había manifestado que la etapa del cierre de las escuelas estaba "superada", pese a que las autoridades de la cartera nacional aseguraron que la mayoría de los casos de gripe A "están focalizados" en los colegios.

En aumento
El Ministerio de Salud de la Nación, por intermedio de Juan Carlos Nadalich, reportó 75 nuevos casos confirmados de gripe A, con lo que ya se han registrado 644 personas contagiadas en el país. De ese total, las tres cuartas partes son chicos y adolescentes en edad escolar. Nadalich precisó que tres personas continúan internadas. Además, pronosticó que, conforme se dé la evolución de los casos, el numero irá en aumento. El funcionario detalló que 48 escuelas permanecerán cerradas por lo menos hasta mañana por la aparición del virus en la Capital Federal y en las provincias de Buenos Aires, Misiones, Santa Fe y Tierra del Fuego.
La semana pasada la Organización Mundial de la Salud (OMS) había elevado al máximo su nivel de alerta para remarcar que una pandemia está en desarrollo.
De este modo, la OMS declaró la primera pandemia de gripe desde 1968, al haber reajustado el alerta al máximo de fase 6, que implica que la enfermedad se está propagando geográficamente, aunque no necesariamente refleja su virulencia. Mientras tanto, en nuestro país decenas de escuelas permanecen cerradas y algunos hospitales públicos y privados se encuentran saturados por consultas masivas. (Especial)
Comentarios