Serían más de 200 los muertos en Australia

"Las llamas están lejos de ser controladas", dijo Kevin Monk, miembro del Servicio de Emergencia. Buscan a los culpables del desastre.

10 Feb 2009
1

DESASTRE. El equipo de rescate hace todo lo que está a su alcance para frenar el fuego. Reuters

SIDNEY, Australia.- Los devastadores incendios forestales en Australia dejaron al menos 181 muertos, según el recuento de cadáveres hallados por los equipos de rescate, aunque se teme que la cifra definitiva supere los 200.

"Aún hay un gran número de personas, que excede la cincuentena y que los forenses creen que ya están muertos, pero no están identificados aún. Va a ser un número significativo ", confesó el premier australiano, John Brumby.

"La tragedia de esta semana demuestra que ahora estamos lidiando con un cambio climático en Australia y ahora es evidente todo lo que estamos a punto de perder", manifestó el miembro de Greenpeace Trish Harrup, al tiempo que el miembro del Servicio de Emergencia, Kevin Monk, aseguró que las llamas están lejos de ser controladas.

"La gente debe entender que una huida demasiado tardía significa, en la mayoría de los casos, la muerte. Con frecuencia las llamas llegan muy rápido, sin advertencias previas", advirtió un bombero.

Mientras excavadoras buscan abrir caminos para que los equipos forenses ingresen en las aldeas que quedaron aisladas, Nueva Zelanda se comprometió a enviar a 100 expertos en la lucha contra incendios forestales y un equipo de Estados Unidos podría llegar a Australia esta semana.

Los incendios forestales, comunes en el verano australiano, causaron 75 muertes en 1983 y se teme que el fuego de este fin de semana al norte de Melbourne deje una cifra que más que triplique aquella. La peor catástrofe de las últimas décadas ha destruido ya unas 1.000 viviendas y ha quemado 350.000 hectáreas de bosques. Cientos de personas han sufrido quemaduras y miles han perdido sus hogares. (DPA - Reuters)

Buscan a los responsables de la "Operación Phoenix"

Según las autoridades el desastre fue provocado intencionalmente, por lo que manifestaron que cualquiera que fuera hallado culpable afrontaría acusaciones de homicidio sin premeditación y asesinato.

"Las leyes del estado estipulan que ellos pueden ser encerrados, y encerrados de por vida. Mi opinión personal es que se debe permitir que se pudran en la cárcel. Esto es un asesinato atroz a escala masiva", dijo el primer ministro Kevin Rudd

La comisaría de policía del estado de Victoria , inició la mayor investigación del país por un delito de incendio, llamada "Operación Phoenix", comprometiéndose a detener a cualquiera que haya provocado un fuego.

Comentarios