Causó conmoción el caso del psicólogo detenido

Las comunidades académica y profesional quedaron estupefactas al conocer la acusación contra Corsi, conocido experto en violencia familiar. En la Universidad Nacional de Tucumán quieren retirar sus trabajos de las aulas.

25 Jul 2008
1

EL ROSTRO DE LA CONTRADICCION. Los psicólogos tucumanos que conocen a Corsi pasaron por la indignación y el desconcierto ante su caso. LA GACETA / JOSE NUNO

La detención del psicólogo Jorge Corsi, acusado de liderar una banda de pedofilia que capturaba jóvenes para abusar de ellos en fiestas sexuales, ha causado conmoción y repudio en el ambiente académico. El titular de la carrera de especialización en Violencia Familiar en la Universidad de Buenos Aires (UBA) fue una voz autorizada en la materia. Todo indica que dejará de serlo, ya que la Facultad de Psicología de la UBA indicó: "hay que esperar los tiempos judiciales, pero admitimos que una de las medidas puede ser dar de baja el contrato de Corsi". "Como Corsi se desempeña en una carrera de posgrado, no es personal efectivo y tiene un contrato en vigencia", agregó.
Corsi visitó Tucumán recientemente en dos oportunidades. A principios de mayo, participó de unas jornadas organizadas por el Observatorio de la Mujer. La coordinadora, Susana Noé, expresó a LA GACETA: "estamos totalmente consternados. Corsi ha instalado la temática de la violencia en todos los ámbitos desde hace más de 24 años. Y ahora es acusado de cometer el delito más aberrante, que es la pedofilia. Yo no lo conocía, salvo por los libros y por haberlo escucharlo en congresos. Lo trajimos en mayo, pero ¿cómo podríamos imaginar, una cosa así?". "Siempre nos dijo: ?la personalidad de un violento es muy difícil de descubrir para la comunidad, porque son quienes mejor están conceptuados?. El siempre fue una persona muy reservada respecto de su vida privada", añadió.
La decana de la Facultad de Psicología de la UNT, Adela Estofán, fue dura en sus conceptos. "Es lamentable. Corsi es un profesional muy reconocido dentro del ambiente, un referente en violencia y una persona que vino en numerosas oportunidades a la provincia. Fue una sorpresa terrible enterarse de sus actos. Jamás escuché algo así. Es completamente indignante", opinó.
"En la Facultad, y en todo el país, se usan sus investigaciones y sus teorías como material bibliográfico porque es un referente en violencia. Muy rápidamente, me atrevo a decir que, hasta que se expida la Justicia, considero que habría que retirar estos materiales de los claustros. Y, si realmente es culpable, con más razón aún habría que evaluarlos. Estamos hablando de un pedófilo... Sé que es muy duro lo que digo, y es difícil hacerlo, pero el tema es gravísimo y doblemente siniestro en cuanto se trata de un psicólogo y especialista en el tema", expresó.

Fuerte impacto
Sara González, presidenta del Colegio de Psicólogos de Tucumán, señaló: "toda la comunidad de psicólogos está impactada con este hecho. Lo considero una falta ética y moral grave, un delito. Creo que le corresponde a la Justicia cancelarle la matrícula si todo lo que se dijo es verdad".
"No conozco otro caso así. Sé que en Buenos Aires estuvieron en el tapete varios casos llamativos y polémicos sobre cuestiones éticas de psicólogos, pero ninguno similar a este. Impacta mucho, porque tiene una veta moral y porque se trata de una agresión contra niños, un hecho muy repudiado. Además, se trata del abuso de un adulto a un menor, es decir, de alguien que tiene una atribución de ?poder?, como un psicólogo", agregó González.

Alumna del imputado
Por su parte, Lucía Briones, jefa del Departamento de Violencia Familiar de la Municipalidad capitalina, dijo: "cuando vi la noticia con la imagen de Corsi, pensé que iba a ser entrevistado. Cuando supe que él era el acusado, me pregunté: ?¿qué pasa acá?? Hace un año que lo vienen investigando. Es decir que cuando vino a Tucumán ya era perseguido. Me enteré de que hay escuchas telefónicas que lo comprometen". Briones fue alumna de Corsi durante seis meses en el 1997, cuando el psicólogo dictó un curso en la Facultad de Derecho de la UNT.
"Siempre se mostró como una persona muy correcta, amable, atenta. Si se confirma que él es el líder de esta banda, no creo que se invaliden sus teorías, pero no sé qué valor tendrá citarlo. El fue asesor de un comité que estaba a cargo del abuso sexual en las comisarías de Buenos Aires y era asesor de Unicef", recordó.
Corsi viajaba con frecuencia a España para dictar cursos y seminarios, por lo que también en aquel país resultó conmocionante la noticia de su detención, según consignó la agencia de noticias Télam.

Doble fachada
* El perfil psicologigo de Corsi responde, según Lucía Briones, a los típicos casos de doble fachada. "Se trata de gente que trabaja muy bien en sus funciones públicas, pero puertas adentro son violentas. Hay dos tipos de perfiles: el ?Pit Bull?, que se muestra agresivo, indolente, al que nadie le puede poner límites; y el ?Cobra?, que obra sigilosamente, con más prudencia, seductor frente al resto. Un ejemplo muy común es cuando va la trabajadora social a hablar con los compañeros de trabajo del agresor y lo definen como una maravillosa persona, correcta, muy agradable, sociable. Ahí está la doble fachada", dijo.

* El test de Corsi consiste en un cuestionario para distinguir a los hombres en un "básico maltratador", un "maltratador psicopático" y un "hipercontrolador". Conocidos los hechos y las acusaciones , ¿cómo ingresaría Corsi en su propia tipología? Entre las aclaraciones del test dice que "no se trata de un cuestionario de autoaplicación" ya que las respuestas a estos ítems no reflejarían la descripción real de sus conductas. Con ello, consta que el propio Corsi no puede autoclasificarse.

* Departamentos de Violencia Familiar de Tucumán y Rosario disentían con algunas teorías y con el test de Jorge Corsi. "En un marco teórico él trataba la violencia familiar con roles víctimas-victimarios. En Rosario y acá sostenemos que las víctimas no son culpables sino protagonistas del cambio. En el abordaje con los victimarios se diseñó una manera de trabajar con el agresor, hacerlo responsable. Corsi trabajaba esto de manera pasiva", comparó Briones.

Comentarios