La necesidad de los avances

Punto de vista. Por Carlos Humberto Fiori - Abogado - Discapacitado motor.

11 May 2008
En relación a los avances tecnológicos y científicos para aplicar en las personas con discapacidad tenemos que saber que cada uno de ellos se aplica a un caso concreto. Porque, por ejemplo, no todos pueden recibir un implante coclear, o no todos necesitan de una silla a motor para desplazarse. Y, además de lo beneficiosos que puedan resultar estos adelantos, se debe considerar el aspecto “subjetivo” de la persona, ya que muchos no aceptan o se resisten a usarlos.
Una situación que puede darse con cierta frecuencia y que vista con ojos de lo que llamamos “normalidad” se entiende como la posibilidad de tener una mejor calidad de vida. Sin embargo, es una idea que sólo lo puede decidir cada uno; no olvidemos que primero son personas y luego está la discapacidad, como algo aleatorio. No se lo ve con la misma óptica de uno u otro lado. Por eso y como en todas las cosas referidas a la discapacidad, lo primero que debe existir, es la aceptación, previa consulta a la persona involucrada y no forzar situaciones que no siempre pueden o deben resultar beneficiosas para ellos.
Existen sobrados casos de personas que prefirieron no aceptar el implante coclear a pesar de poder recibirlo porque estaban más tranquilos en su mundo de silencios o de lengua de señas con sus pares.
Algunos no quieren una silla con motor porque les quitaría movilidad a sus miembros y podrían, con el tiempo, atrofiarse.
Por el contrario, en lo que respecta a eliminar barreras arquitectónicas y de transporte es una necesidad superior hacerlo y útil, no solamente para personas con discapacidad, sino también para los que tienen movilidad reducida como los ancianos, las personas con artritis, las madres con coches y sus bebés o las mujeres embarazadas.
Comentarios