Bienvenido a Tucson

Se viene el gran emprendimiento para la provincia. Poco tiempo antes de la cumbre las instituciones muestran sus debilidades. Lo que no se hizo y lo que se realizó mal. Por Federico van Mameren - Secretario de Redacción.

04 May 2008
1

SOLO UNA ILUSION. El centro de convenciones fue terminado en una maqueta y jamás se hizo realidad.

Ahí están los cadáveres de la opulencia y de la mentira. El engaño atravesó a todos.
Cristóbal López había desembarcado en la avenida Adolfo de la Vega después de que el Jockey Club y el gobierno de José Alperovich les pusieron la alfombra roja. Las maquinitas comenzaron a funcionar y a llevarse la plata de los tucumanos. Había que taparse la nariz y darle marcha adelante. A cambio, los tucumanos iban a tener el famoso centro de convenciones.
Mentira.
El monumento de la trampa quedó erigido y el del engaño jamás se levantó. Nadie se hizo responsable.
Han pasado sólo dos años de esa falta de respeto que se le hizo a la silenciosa sociedad tucumana. Hoy, el presidente de Ente Tucumán Turismo anda desesperado buscando dónde hacer lo que realmente no se puede hacer. La cumbre sudamericana sería otra cosa si Cristóbal López y sus amigos tucumanos hubieran hecho correctamente sus deberes.
Bernardo Racedo Aragón encontró en la cumbre el mejor pretexto para dejar a un lado el famoso plan de turismo que aún no fue puesto sobre la mesa. Y sigue postergándose.
La decisión está tomada por el Gobierno nacional y por el provincial, aunque en el aeropuerto de Tucson no entren dos aviones de esos que usan los presidentes. La cumbre se hará aunque los hoteles no tengan piezas para afrontar las exigencias. Mientras se organiza dónde estarán parapetados los francotiradores para dar seguridad, Racedo Aragón analiza la posibilidad de alojar a los periodistas en Las Termas de Río Hondo o en Salta porque en Tucson no va a caber ni un alfiler.
Mientras los sastres y las sastras enhebran sus agujas para coser los vestidos que le darán un encantador pintoresquismo a la ciudad, los organizadores hacen cuentas a fin de determinar a cuánto ascenderá la indemnización para los negocios que verán alteradas sus ventas.

Desafío y cachetazo
El desafío para los tucumanos es inmenso y, al mismo tiempo, es un cachetazo de la realidad que advierte que no se está en condiciones de afrontar este tipo de emprendimientos. Por eso cuando se habla de que Tucumán será sede de la Copa América, se erizan los pelos "sijosesistas" y de los otros. Parece mucho para una provincia con tan poca infraestructura.
Y pensar que Alperovich solía decir que lo importante eran las pequeñas "obritas" y no estos megaemprendimientos.
Mientras Racedo Aragón busca "sillitas" para sentar a los invitados, el predio donde se iba a levantar el centro de convenciones se llena de yuyos.
Los presidentes del Mercosur conocerán Tucson, ese lugar con instituciones desintitucionalizadas y con valores desvalorizados.
Es este sitio donde la excelsa Universidad abandona su excelencia y se convierte en una secretaría del Poder Ejecutivo. Así pasó esta semana cuando el PE hizo todos los movimientos para que Canal 10 se sacara de encima a sus socios privados de Newline SA. Desde el ministerio de Gobierno -y Universidad, desde esta semana- fue organizada la asamblea para que se reinstaure el control del canal en manos del Gobierno y de la UNT. Se convirtió en un gran error político por parte de la Casa de Estudios que conduce Juan Alberto Cerisola. Inclusive uno de los hombres que se puso en nombre de la UNT, Oscar Fiorito, es el mismo contador que Alperovich mandó a la Legislatura a controlar los números de la Cámara que administra "el hombre que él inventó", parafraseando al escritor Osvaldo Fasolo. Es decir que la mayoría universitaria estará en minoría en el directorio del 10. O, en todo caso, de una mayoría sijosesista.

La maga Alejandra
Es en esta provincia donde una desconocida puede abrir una cuenta hoy y cuatro días después retirar $ 410.000 que no le pertenecen. En este Tucson es donde un abogado pudo llegar a la mesa de entradas de la Justicia Federal y presentar el mismo escrito de demanda dos veces. ¿Para qué? Para elegir luego con qué juez litigar.

Dos caminos, un destino
Si la Justicia Federal no permitiera que cualquier letrado abra la misma causa en dos juzgados, no habrían desaparecido los $ 410.000.
Si en el Banco Nación aquel supuesto hombre gordo y alto que habría entrado con el oficio supuestamente trucho hubiera quedado registrado, otra sería la historia. Sin embargo, se hizo todo a las apuradas, tanto que no estaría asentada la hora en que fue recibido. Tampoco se sabe aún quién lo hizo. Sí trascendió que hubo un empleado que advirtió: "esto es mucha plata". Quiso decir, hay que tener cuidado. De todos modos a la hora de declarar todos dirán seguramente que se controló la fecha, el remitente oficial y la firma. De esa manera se deslindarían responsabilidades en la entidad nacional donde hay un revuelo por haber autorizado la transferencia de los $ 410.000 a la sucursal Yerba Buena del Banco Francés.
Allí también se viven momentos incómodos. La Ley de Lavado de Dinero pone tantas cortapisas que todavía no se entiende cómo no llamó la atención que apareciera alguien que supuestamente se llama Alejandra Mabel Vallejo abriera una caja de ahorros y se llevara casi medio millón de pesos como si saliera de la verdulería de la esquina. Cuentan que cuando el escándalo saltó, la llamaron a un teléfono que habría pertenecido a esa clienta y que atendió alguien con voz de hombre que nada tendría que ver.
Como es natural en estos casos en la Justicia Federal se vive -otra vez- un infierno de rumores. En el Banco Nación es un sálvese quien pueda que estresa y que pone los nervios de punta a varios, a cada minuto.

La cumbre y el llano
Cada cual atiende su juego. Una cumbre con instituciones que viven en el llano -o debajo de él- está en el horizonte.
Las acciones se mueven con la mentira y con el engaño.
La provincia afronta el mayor desafío, luego de estar hundida en el ostracismo. Después vendrá el Bicentenario, pero como todos los que hacen el presente puede que no tengan el mismo poder en el futuro, se hacen los tontos. Si se planificara el rumbo estaría más claro y no habría sobresaltos. Sería como hacer los deberes para que una universidad sea verdaderamente autónoma o para que no se pierdan $ 410.000, pero todo esto es mucho más difícil. Además, siempre quedan rastros, como los carteles de Casino Club.

Comentarios