Locales que fueron íconos de la ciudad

Fuera del centro, muchos barrios tenían bares emblemáticos, como "La Inés" (Villa 9 de Julio) o "El Polo Norte" (en plaza Alberdi).

04 Mar 2008
1

Se podría decir que, ante un pocillo de café muchos tucumanos escribieron su historia, forjaron grandes amistades, pergeñaron negocios, compartieron tristezas y alegrías. En San Miguel de Tucumán supo haber lugares que fueron verdaderos íconos de la ciudad y que fueron desapareciendo, de la mano del progreso o de la modificación en los hábitos de consumo y de negocios.
El archivo de LA GACETA guarda recuerdos de lugares en los que se forjaron rituales de encuentro. El "Café de la Armonía", hacia 1860, fue el primer bar "moderno" de los que, en reemplazo de las pulperías, comenzaron a modificar la fisonomía y las costumbres de los centros urbanos.
A partir de entonces, cada generación y cada barrio reconocen como propio ese espacio propicio para la amistad, la reflexión y el juego. El "Universal", el "Japonés", el "Paulista" y el "España" marcaron su tiempo, entre el Centenario y los años cincuenta. Fuera del centro, "La Inés (en Villa 9 de Julio), "El Polo Norte" (en la plaza Alberdi), "Las Tres Avenidas" (en la plazoleta Mitre), "Las Tres Carabelas" (en Casal), entre muchos otros, se convirtieron en obligados puntos de referencia en su barrio. "El Buen Gusto", "La Cosechera" y el "Café de la Plaza", fueron refugio de bohemia y de la política.
Otro de los grandes bares y billares tradicionales de la provincia fue el legendario "Colón", que con un aviso publicitario se promocionaba como "Academia de 24 billares".
La mayoría de estos locales perecieron al poco tiempo. Algunos mantuvieron el rubro, pero con otras características y lejos de historia que los ensalzaba. Lo mismo sucederá a partir de hoy con "El Molino", que cambiará los billares por mesas de restaurante.

Comentarios