Inauguraron la cuarta universidad de Tucumán

El campus de San Pablo-T estará ubicado en el predio de un ex ingenio y será la primera casa de altos estudios privada y laica del NOA. La presidenta de la Fundación para el Desarrollo, Catalina Lonac, tomó juramento al rector y al vicerrector.

15 Sep 2007
1

EN EL ESCENARIO. La presidenta de la Fundación para el Desarrollo, Catalina Lonac, da un discurso, mientras el rector Fernández (izquierda) y el vicerrector Lichtmajer (derecha) escuchan. LA GACETA / JUAN PABLO SANCHEZ NOLI

Durante una ceremonia que logró numerosa convocatoria quedó inaugurada ayer la Universidad de San Pablo-T en el predio del ex ingenio azucarero, donde fue emplazado el campus. Se trata de la primera universidad privada laica de la provincia.
Durante el acto, la presidenta de la Fundación Para el Desarrollo (entidad fundadora de la casa de estudios), Catalina Lonac, tomó juramento a las autoridades que conducirán la cuarta universidad de Tucumán. Como rector asumió Carlos Roberto Fernández y como vicerrector se desempeñará Juan Pablo Lichtmajer.
"Cuando en diciembre de 2001 inaugurábamos oficialmente el Centro de Altos de Estudios, en este mismo lugar, estábamos convencidos, entonces como ahora, de que la educación para la recomposición del tejido social es la única alternativa para un futuro mejor", afirmó Lonac en su discurso.
"La primera universidad emprendedora del norte, es también novedosa en su principio ético: el principio del intercambio. Y como advirtieron desde Locke hasta Marx, en el intercambio está la génesis de las relaciones sociales y su principio de transformación", agregó.

Valores
A su turno, el rector Fernández puso énfasis en los valores fundacionales de la Universidad. "En este proyecto no van a tener espacio la improvisación ni la mediocridad, porque en él está en juego un bien superior, como lo es el futuro de nuestros jóvenes". Indicó que los docentes de la institución serán seleccionados con un perfil integrador, ya que serán responsables y tutores del progreso educativo de cada estudiante y de elaborar los proyectos de investigación.
Un grupo coral cerró el acto con el "Gaudeamus", el himno que han instituido para sí casi todas las universidades occidentales.

Los problemas de la región
En diálogo con LA GACETA, Lonac dijo: "esta universidad no se creó en forma antojadiza, sino a partir de los problemas de la región; y esta es una tierra que mira hacia la región andina y hacia el Pacífico. Sobre la base de este enfoque se crearon las carreras. Y la idea es enseñar a la gente a que autogestione su vida".
Al acto asistieron el gobernador, José Alperovich; su esposa, la diputada nacional Beatriz Rojkés; la diputada Stella Maris Córdoba; ministros y secretarios del gabinete provincial; autoridades de las universidades nacionales de Tucumán; de la Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino; de la Universidad Nacional de Catamarca, y representantes del Poder Judicial y del sector industrial.
Bajo una gigantesca carpa se desarrolló el acto. "¿Jura por Dios, la Paria y los Santos Evangelios educar para el ejercicio del respeto y la tolerancia de creencias y racionalidades diversas; para la cooperación y el trabajo en equipo, promoviendo siempre la capacidad crítica, la autogestión y el espíritu emprendedor?", le preguntó Lonac a Fernández. "Sí juro", respondió el flamante rector. La titular de Fupade llevó a cabo la misma ceremonia con el vicerrector y luego los tres, junto con el gobernador y su esposa, descubrieron la piedra fundacional. Esta fue realizada en mármol galala, y lleva inscripto el lema de la USP-T: "El camino del saber es infinito".