Un video casero recorre el mundo

Tres estudiantes tucumanos de Polimodal le pusieron imágenes animadas a un famoso tema de la banda de rock Miranda. Tras "colgar" el producto en la red, comenzaron a cosechar felicitaciones desde todo el país y del extranjero. El éxito de la experiencia superó todas sus expectativas previas.

14 May 2006
1

Como parte de una experiencia creativa del Polimodal, en julio de 2005 tres alumnos de un instituto privado realizaron un video casero con una simple web cam (que cuesta $ 70), una computadora y un software de edición. Sobre un tema musical de Miranda (La Guitarra de Lolo), jugaron con las imágenes de ellos mismos en una suerte de coreografía rítmica, mediante la técnica de animación cuadro por cuadro. Lo subieron a la red en enero, cuando estuvo disponible la página de video en Google (video.google.com) e invitaron a verlo mediante cadenas de mail. "A los cuatro meses habíamos llegado a 5.000 visitas", contó Bernardo Beltrán, uno de los autores y ahora estudiante de arquitectura.
"La repercusión fue increíble. Nos sorprendían mails que llegaban desde México y desde España diciendo que les gustó mucho, aunque no conocían la música de Miranda -dijo Beltrán-. Cuando la banda vino a Tucumán le entregamos una copia del video en un CD y les gustó".
El joven opinó que en la escuela se le debería dar mayor utilidad a internet. "Por ejemplo, una clase de teatro podría hacer alguna obra, filmarla, y estaría disponible para que los padres o cualquier persona la viera desde cualquier lugar", propuso.
Junto con los otros integrantes del equipo, Matías Jerez Leavy (estudia cine) y Andrés San Martín (estudia diseño gráfico), Bernardo planea volver a hacer otro corto similar, aunque con un poco más de producción, según anticipó.
La obra puede verse en video.google.com/videoplay?docid=-1873301895738557809&q=miranda&pr=goog-sl.
Mientras cursa la universidad, Beltrán sigue usando internet a diario para buscar información. "Me es más fácil conseguir bibliografía en la red que ir a la biblioteca de la facultad", afirmó.
Otro de los usos frecuentes que le dan en su casa a la banda ancha es para comunicarse con los hermanos de Bernardo que están viviendo en el extranjero. "Constantemente estamos haciendo video conferencias. A veces me pongo a cocinar, dejo conectada la webcam, y mi hermano hace lo mismo, en España. Es como si estuvieramos juntos en la misma habitación. Muchas veces estamos sentados comiendo y hablando los dos", contó.
Lo que no utiliza todavía es la posibilidad de hacer compras on line, porque prefiere ver el artículo antes de adquirirlo. Sin embargo, cree que es bastante seguro comprar por internet, cuando se lo hace contrarreembolso. "Con ese sistema se pueden comprar cosas hasta cierto monto, creo que unos $ 200", aclaró.
Por otro lado, Bernardo reconoció que los chicos y adolescentes corren el riesgo de entrar en páginas de contenido pernicioso. "Así como los padres deberían controlar lo que sus hijos ven en televisión, también pueden hacerlo con internet -opinó-. Basta con abrir el registro semanal, que es algo sencillo, y ver en qué páginas han entrado. Así sabrían qué les interesa a sus hijos".
En cuanto a la posibilidad de bajar música gratis de la red, también representa un riesgo, dado que los sitios gratuitos no llevan ningún control de los virus que infectan sus archivos. "Hay que saber qué tipo de archivo se está bajando y qué progama se está usando. Eso es suficiente para prevenir la entrada de virus", afirmó el estudiante.
En opinión de la docente Karina Crespo, quien supervisó la experiencia de los jóvenes, los recursos que ofrece este mundo globalizado no pueden quedar al margen cuando se plantean nuevas estrategias de comunicación educativa. "La imagen y los diferentes estímulos sensoriales son los que hoy prevalecen. -dijo-. Es de vital importancia comprender que los avances tecnológicos nos acercan a nuevas formas de alfabetización. Aprender a producir y a leer mensajes audiovisuales es un requisito básico para interpretar y resignificar el mundo que nos rodea".