Los "naranjitas" están en la gloria

Los chicos fueron recibidos con honores.

12 Nov 2006
1

¡DALE CAMPEON! Los chicos del equipo M18 de Tucumán cantaron y festejaron al llegar a Lawn Tennis. Allí se encontraron con sus familiares. LA GACETA / FRANCO VERA

Fue un regreso con gloria. Aunque con un festejo moderado y con un perfil bajo, uno de los rasgos que caracterizó a este equipo "naranjita" M18, flamante campeón argentino de la categoría.
Los familiares se habían convocado a partir de las 16 en la sede de Lawn Tennis para recibir a los jugadores. Pedro Madrid, uno de los papás, instaló un pasacalle de bienvenida, y una hora más tarde los campeones hicieron su aparición y fueron bajando del ómnibus ante el aplauso de la gente.
"Este es un momento muy lindo, por los amigos que hicimos en este viaje y porque formamos un grupo unido, que fue la base del éxito. Este fue el fruto de un gran trabajo desde que comenzamos con este proceso", destacó el apertura Nicolás Sánchez. "Desde el primer partido con Salta hubo mucho nerviosismo; después, contra Mendoza, un poco menos, y la final estuvo muy peleada", añadió.
"Contra los salteños vi que la defensa estaba muy bien y me di cuenta de que estábamos para campeones. Por suerte se dio y ahora podemos festejar", agregó el goleador tucumano.
"Este es un grupo muy bueno que trabajó mucho para lograr el título. Estos son momentos que hay que disfrutar, porque son muy lindos. Fuimos a buscar la corona y la conseguimos. Los chicos jugaron un gran torneo", destacó Agustín Rojas Alvarez.
"Esto es impresionante, algo que no me esperaba. En la final comenzamos a ganar 13 a 0, sacamos una buna ventaja pero luego fue un partido durísimo, aunque muy lindo y muy emotivo, algo que voy a recordar toda la vida En el segundo tiempo nos hicieron un try y se vinieron con todo, pero gracias a la buena defensa, pudimos aguantar y hoy estamos festejando, fue algo tremendo", resaltó el medio scrum Federico Durbá.
"Lo vivo con nerviosismo y mucha emoción. El tackle y la defensa fueron lo mejor del equipo y lo que nos permitió alcanzar el título", sintetizó el ala Gustavo Usandivaras.

Los conductores de un gran equipo
Bernardo Urdaneta fue la cabeza de un grupo de trabajo que planificó durante el año cada detalle, con la mira puesta en el Argentino M18. Junto a "Urda" trabajaron los entrenadores Juan Fornaciari, Julio Terán y David Rufino; los preparadores físicos Sergio Wilde y Miguel Angel Díaz; el árbitro Ricardo Ponce de León y el manager César Acuña. Los frutos de esa labor están a la vista.

Euforia juvenil
El octavo título. Los M18 de Tucumán consiguieron el octavo título de la categoría. La primera vez que los "naranjitas" se consagraron campeones fue en 1986, en Mendoza. Luego de 20 años, tres de aquellos protagonistas estuvieron en Mar del Plata integrando el cuerpo técnico de los equipos juveniles: Bernardo Urdaneta como entrenador de la M18 campeona, y Julio José Paz y Javier Martínez Riera como entrenadores de la M20. El segundo título fue logrado en 1987, en Santiago del Estero, mientras que las cosechas siguientes se lograron en los Argentinos de los años 1995, 1996, 1998, 1999, 2000, y ahora en 2006.

Apoyo paternal. Un grupo de padres siguió a los chicos a lo largo del torneo en Mar del Plata. Allí estuvieron los padres de Nicolás Sánchez, Gustavo Usandivaras, Federico Durbá, Gerónimo Courel y Aníbal Navajas, entre otros.

Bienvenida. Un gran cartel con la leyenda "Bienvenidos; Gracias campeones", recibió a los "naranjitas" a su arribo a la sede del Tucumán Lawn Tennis. El pasacalle fue confeccionado por la familia de Matías Madrid. Cuando los chicos bajaron del ómnibus, tras saludar a sus familiares posaron junto al cartel. Luego cantaron el tradicional "dale campeón".

Emocionado. "Estoy un poco emocionado y no puedo hablar mucho. Lo único que puedo decir es que esto es muy lindo y algo que buscamos con todos los chicos y los entrenadores. La final fue muy dura pero, por suerte, tuvimos una buena defensa que nos permitió aguantar hasta el final", señaló el pilar Roberto Tejerizo (en la foto se abraza con su padre Roberto).

Gran defensa. El aspecto defensivo fue el fuerte del equipo campeón. En los tres partidos que jugó sólo le anotaron un try de jugada y un try-penal. Un dato a tener en cuenta.