Estudiantes humilló al "lobo" a puro gol

Undécima fecha del Torneo Apertura. Nunca se había marcado una diferencia de siete goles en la rica historia del clásico platense. Calderón, gran figura, no se conforma y va por más.

16 Oct 2006
1

FANTASTICA. Así fue la tarea que cumplió José Luis Calderón, autor de tres tantos en la goleada de Estudiantes. Se llevó los mejores elogios de la tarde.(TELAM)

LA PLATA.- En una actuación tan contundente como inolvidable, Estudiantes goleó a Gimnasia y Esgrima por 7 a 0, en una histórica versión del clásico que se desarrolló en el estadio "Ciudad de La Plata" ante una multitud.
Los "pincharratas" liquidaron el pleito en la primera mitad, y en el complemento, cuando se quedaron con un hombre más, primero, y con dos, después, no se apiadaron de su eterno rival y consiguieron la máxima goleada del clásico platense.
En la primera parte el equipo de Diego Simeone pasó por arriba a su eterno rival. Mucho tuvo que ver en ello el gol de Galván, quien a los 3 minutos abrió el marcador al cabecear de palomita un tiro libre pasado lanzado por Juan Sebastián Verón.
Estudiantes siguió insinuando más a lo largo de esos 45 minutos iniciales y empezó a concretar una importante goleada a partir de una acción originada con la pelota parada. Un tiro libre ejecutado por Rodrigo Braña desde campo "pincha" cayó en el área "tripera"; los defensores se durmieron y Calderón, anticipándose a Marcelo Goux, estableció el 2 a 0.
Sobre los 35?, Pavone hizo delirar a la multitud albirroja, cuando, tras recibir de Verón, sacó un zurdazo que se clavó junto a un palo a pesar de la volada de Olave.
Con el ingreso de Luciano Leguizamón, Gimnasia intentó ser más profundo en el segundo período. Pero sus ilusiones pronto quedaron truncas. A los 5? un centro pasado que José Sosa ejecutó desde la derecha le quedó servido a Galván por el otro flanco del área y el delantero, con un derechazo bajo y esquinado, no perdonó: 4-0.
Para colmo de males, a los pocos minutos se fue expulsado Basualdo por una fuerte infracción y Gimnasia se quedó definitivamente sin alma.Otro duro golpe para el conjunto "tripero" resultó la expulsión de Matías Escobar, por otra infracción descalificadora. Y enseguida vino el quinto de Estudiantes, después de una monumental jugada por derecha de Pavone, quien asistió a Calderón para que se limitara a solo empujar la pelota.
Lejos de apaciguar el ritmo, Estudiantes siguió atacando con intensidad y redondeó una goleada inolvidable con los tantos de Lugüercio y de Calderón. Al "pincha" no le quita nadie el sueño de pelear por el campeonato.

"Este es un resultado que se da una vez en la vida"
José Luis Calderón fue una de las grandes figuras que tuvo el clásico platense. "Este es un resultado que se da una vez en la vida, máxime en un clásico. Es una diferencia que no existe en el fútbol argentino" expresó con sinceridad el experimentado atacante, quien volvió a demostrar su vigencia goleadora. Aunque después de una actuación semejante el equipo de Simeone terminó de sacar chapa de candidato al título, "Caldera" recordó que lo más conveniente es ir de a poco. "No pensamos en ser campeones, porque primero nos mentalizamos en Godoy Cruz, que es el próximo rival. Es clave haber ganado por todo lo que representa el clásico, pero no debemos conformarnos con esto" advirtió.Mientras que Juan Sebastián Verón, quien debutó en un clásico, comentó: "no hay que apartarse del objetivo que teníamos antes del campeonato, que era clasificarnos para las copas. Después se verá si estamos para algo más, pero hay que hacer todo con serenidad". El mediocampista, que esta temporada regresó al país, agregó: "no me hubiera gustado estar en la piel de los jugadores de Gimnasia. Por eso, nunca quisimos sobrarlos".

Un día festivo
"Este era un día especial y lo tomamos como tal. Los jugadores sintieron el corazón de la hinchada y se motivaron para ganar. Le regalamos además este triunfo a la gente porque el colorido que había en las tribunas era impresionante", señaló el técnico Diego Simeone.

Un duro golpe
Pedro Troglio, técnico de Gimnasia y Esgrima La Plata, admitió que al equipo le costará recuperarse de tamaña frustración. "Fue un golpe duro, muy duro, pero no podemos quedarnos, tenemos que salir adelante", se sinceró Troglio, muy afectado por la derrota.(DyN)