Crimen de Priscila Paz: ¿qué dijeron los imputados?

Tras el cambio de calificación, una de las acusadas decidió romper el silencio. En total cinco acusados declararon en el debate

NEGARON LOS HECHOS. Varios de los imputados decidieron declarar y dar a conocer su versión del caso. Algunos acusaron a un fallecido.  NEGARON LOS HECHOS. Varios de los imputados decidieron declarar y dar a conocer su versión del caso. Algunos acusaron a un fallecido. LA GACETA / FOTOS DE ANALÍA JARAMILLO

El repentino cambio de calificación legal fue -quizás- el motivo por el cual cinco de los siete imputados por el crimen de Priscila Paz decidieron romper el silencio que habían mantenido a lo largo del juicio. Lo cierto es que tras escuchar la nueva acusación, Verónica Vanesa Argota (hasta ese momento iba a juicio sólo por encubrimiento) y Yanina Paola “Kingkona” Rojas pidieron la palabra.

Luego de que concluyera la ronda de testigos y el control de pruebas, la fiscal de Cámara Estela Giffoniello y su auxiliar anunciaron que acusaban como coautores de privación ilegítima de libertad y homicidio agravado por alevosía y ensañamiento a: Juan José Dante “El Salteño” Gómez, Walter Patricio “Borolo” Miranda, Franco Emanuel Ogas, Facundo Damián “Cancán” Miranda, Rojas y Argota. A su vez -diferenciaron- que Víctor Hugo Carabajal, seguía acusado como partícipe necesario de los hechos, y que Luciana Erika Solange Alderete sería responsable de encubrimiento. Además hubo otros dos imputados que fallecieron durante el proceso. Priscila fue asesinada a golpes el 22 de julio de 2018, según la acusación, en una casa del barrio Elena White vinculada a “Borolo”, donde se habría vendido droga. El cuerpo de la víctima fue hallado en un cañaveral con signos de abuso y múltiples lesiones.

Las coartadas

“Yo iba a limpiar a esa casa. Limpio casas para poder consumir (pasta) base. Ese día fui a limpiar porque ‘Borolo’ había hecho una fiesta el día anterior. Nunca vi a la chica, no sé por qué hay tantos que me nombran”, sostuvo Argota, que es asistida por las defensoras oficiales Rosa Ana Nosetti y Julieta González. “Si yo hubiera sabido que ahí tuvieron detenida a una chica los denunciaba. Hasta me ofrecieron plata para complicar al ‘Salteño’, pero no puedo decir lo que no sé”, aseveró.

“La Kingkona” Rojas, por su parte, explicó que era ex pareja de “Borolo” y que por esa razón no era bienvenida en esa casa, por lo cual -sostuvo- no estuvo esa noche en el lugar del hecho. “Yo fui víctima de violencia de género y en la comisaría nunca actuaron. En esa casa me pegaban todos”, aseguró la imputada. “Es verdad que en esa casa vendían droga”, agregó. Además indicó que su hijo de 5 años le contó que había una chica esa noche; no pudo asegurarlo, pero dio a entender que podía haber sido Priscila.

“Las únicas chicas que vi ahí fueron ‘la Kingkona’ y otras que consumen, no a la víctima. Nunca le hubiera hecho lo que me acusan ni hubiera permitido que pase algo así delante mío. No soy violador ni asesino como me acusan en la calle”, sostuvo Carabajal, que dijo que ese día pasó por la casa de “Borolo” y se fue temprano porque se quedó sin plata para seguir consumiendo. Contó que cuando volvió a pasar notó que había música y fiesta. “Los que venden base hacen así: si vas con $ 10.000 te reciben todo, te abren la puerta y te encierran hasta que consumís todo lo que compraste. No te dejan salir antes”, indicó. “Cuando salís tenés hambre, pero vas y vendes lo que tenés para comprar más droga”, añadió.

Ogas dijo que nunca estuvo en la casa ese día y que está preso “sólo por rumores de los vecinos”. La fiscala lo acorraló señalando contradicciones en su primera declaración pero el imputado negó todo y dijo que ese día fue a declarar drogado: “yo no estaba en mis cabales”.

Varios de los imputados intentaron responsabilizar del hecho a Héctor Jesús “Pocho” Ledesma (fallecido), uno de ellos fue Gómez (quien habría llevado a Priscila al lugar del crimen), que dijo que nunca vio a la chica, que solo pasó por la casa a comprar una dosis y que al día siguiente “Pocho” lo habría amenazado para que se entregara y declarara que (alguien) había vendido el celular de la víctima.

Además se incorporó las declaraciones de Hugo Ramón Miranda (imputado fallecido), chofer de la camioneta en la que habrían llevado el cuerpo de Paz hasta el cañaveral donde lo abandonaron. En una culpó a “Pocho” del hecho, pero luego se retractó.

Comentarios