Murió Hebe de Bonafini, histórica Madre de Plaza de Mayo

Tenía 93 años y estaba internada en el hospital Italiano de La Plata.

Hebe de Bonafini Hebe de Bonafini ARCHIVO
20 Noviembre 2022

Esta mañana se confirmó el fallecimiento de Hebe de Bonafini, a los 93 años. Histórica Madre de Plaza de Mayo, luchó durante las últimas cuatro décadas por los derechos humanos después de que la última dictadura militar le secuestrara y desapareciera dos hijos.

Nacida el 4 de diciembre de 1928 en Ensenada, provincia de Buenos Aires, falleció esta mañana en el hospital Italiano de La Plata. 

El 13 de octubre, Bonafini había sido dada de alta después de haber estado internada tres días en el mismo centro médico, para realizarse controles médicos.

Durante la última dictadura, Bonafini sufrió la desaparición de sus hijos Jorge Omar, Raúl Alfredo y su nuera, María Elena Bugnone Cepeda.

Presidió desde 1979 la Asociación Madres de Plaza de Mayo, organización que logró trascendencia internacional por su lucha contra la impunidad de los culpables de delitos de lesa humanidad cometidos por la dictadura.

Hace unos días, según recuerda Infobae.com, Hebe había asistido al Centro Cultural Kirchner (CCK), en donde se inauguró una muestra de fotos llamada “Hebe de Bonafini, una madre rev/belada”.

La vicepresidenta, Cristina Fernández de Kichner, fue una de las primeras en confirmar el fallecimiento, mediante un mensaje publicado desde su cuenta de Twitter: "Queridísima Hebe, Madre de Plaza de Mayo, símbolo mundial de la lucha por los Derechos Humanos, orgullo de la Argentina. Dios te llamó el día de la Soberanía Nacional... no debe ser casualidad. Simplemente gracias y hasta siempre".

Dese la Secretaría de Derechos Humanos, también vía Twitter, manifestaron "profundo pesar por el fallecimiento de Hebe de Bonafini, figura emblemática de la lucha de los derechos humanos en Argentina y en el mundo".

También recordaron que "Hebe compartió junto a las Madres un destino que las unió en la lucha contra la impunidad de los crímenes del terrorismo de Estado, resistiendo frente al silencio y el olvido".

Por último, reconocieron que "su vida y su obra, su ejemplo de compromiso y entrega con las causas populares, constituyen un legado que nos acompañará por siempre, guiándonos en el camino de la defensa de los DDHH y la Memoria, Verdad y Justicia pero también de la lucha contra la impunidad y el neoliberalismo".

Ligada al kirchnerismo, desde que en 2003 Néstor Kirchner apoyó la reapertura de los juicios contra los responsables de los crímenes de lesa humanidad durante la década del 70, Bonafini se volvió una figura central con su discursos sobre la etapa más sangrienta del país durante el último siglo. Generó amores y odios, siempre fiel a una postura que sostuvo hasta el último día de su vida.