Llenar el tanque con naftas cuesta ahora hasta $ 7.000

Desde hoy rigen las subas de $ 4 en naftas y de $ 3 en gasoil estimadas. Ajustes para los precios postergados

PRIMER PASO. YPF, la petrolera de bandera, es la que fija el precio orientativo para el resto de las marcas. PRIMER PASO. YPF, la petrolera de bandera, es la que fija el precio orientativo para el resto de las marcas. LA GACETA / FOTO DE ANTONIO FERRONI

El Gobierno nacional confirmó que a partir de hoy rige el nuevo precio de los combustibles. La secretaria de Energía de la Nación, Flavia Royón, remarcó que los aumentos previstos oscilarán entre el 1% y el 4% en todo el país.

Las estaciones de servicio recibieron la autorización para aplicar el incremento en el precio, que se encuentra regulado y había sido congelado durante la pandemia.

Según informó la funcionaria del Ministerio de Economía, se trata de un “descongelamiento programado” en el precio de naftas y del gasoil, acordado previamente con las empresas del sector.

La actualización del precio busca compensar un retraso que sólo abarca “dos trimestres de 2021 que en su momento se había tomado la decisión de congelar por la pandemia”, explicó Royón.

El último incremento de los combustibles había sido anunciado el 21 de agosto pasado y se estableció en el orden del 7,5%. Los precios estimados en aquella oportunidad llevaban el litro de nafta súper a $ 130,05, a la nafta premium a $ 159,8, el gasoil a $ 135,7 y el gasoil premium a $ 185,5 en la región centro del país. La salvedad obedece a que el costo se encarece en otras regiones.

Sobre esos números se aplicaría entre el 1% y el 4% de aumento, según lo indicado por la funcionaria, aunque resta conocer el detalle según el producto.

Los nuevos costos

De acuerdo con estos porcentajes, se calcula que el incremento será de alrededor de $ 4 por litro en las naftas y de $ 3 en el de diésel.

En este sentido, y teniendo en cuenta esas cifras y los autos que cargan nafta común hasta 45 litros, el costo para llenar el tanque llegaría a $ 6.032, mientras que si la intención es abastecerse con nafta premium, la carga total será de $ 7.371.

Para el caso de los vehículos que cargan gasoil, y tienen un tanque con capacidad para 65 litros, llenarlo en las estaciones de servicios le costará al propietario $ 9.015. En tanto, cuando la preferencia sea con el gasoil premium, la carga llegará a los $ 12.252,5.

Las justificaciones

El Gobierno nacional había postergado por tercera vez en el año esta actualización de las tarifas que debía comenzar a regir a mediados de septiembre y la había pospuesto para el 1 de octubre.

En ese momento, la argumentación de no actualizar el precio se centró en que “tratándose de impuestos al consumo, y dado que la demanda de los combustibles líquidos es altamente inelástica, las variaciones en los impuestos se trasladan en forma prácticamente directa a los precios finales de los combustibles”. Según explicó Royón, este será el primer aumento de una serie que deberán producirse para alcanzar el nivel impositivo adecuado.

La suba corresponde a los dos primeros trimestres de 2021. Aún restan los dos finales del año pasado y los tres ya transcurridos de 2022, que equivalen a un atraso cercano al 20%.

Se justificó entonces que el Gobierno había postergado la decisión ante la fuerte presión inflacionaria, en un contexto de pandemia. Según un cálculo de consultoras privadas especializadas en combustibles, el Estado dejó de recaudar por esta vía cerca de U$S 1.800 millones. En los últimos 12 meses hasta agosto, las naftas habían acumulado un incremento del 32% y el gasoil del 51% (41,7% en promedio entre ambos combustibles), muy por debajo de la inflación anual del 78,5%.

Se espera que sea YPF la que dé el primer paso y concrete la suba de los precios y luego la seguirían las demás petroleras.

Cayeron las ventas

La venta de combustibles muestra una sostenida caída en los últimos meses, con lo cual este nuevo incremento puso en alerta a los dueños de estaciones de servicio que sienten la caída de la recaudación. Desde la Confederación de Entidades de Comercio de Hidrocarburos de Argentina (CECHA), dieron cuenta de una caída de las ventas en julio en comparación con el mes anterior y habían señalado a la falta de políticas energéticas, la inflación y los precios pisados, entre las principales causas.

El volumen total de combustibles líquidos vendido en el canal minorista argentino se redujo durante julio de 2022 un 3,1%, con caídas en 18 de las 24 jurisdicciones provinciales.

Flavia Royón, quien se incorporó al gobierno nacional con la llegada al Ministerio de Economía de Sergio Massa, explicó que la gestión actual busca consolidar como política de Estado un marco previsible para que se radiquen y desarrollen inversiones a largo plazo.

Mirando a Vaca Muerta: las inversiones y el objetivo del Gobierno

La secretaria de Energía Flavia Royón resaltó que el Gobierno busca consolidar un marco previsible para que se radiquen y desarrollen inversiones a largo plazo. Al respecto, citó al potencial de las reservas hidrocarburíferas de Vaca Muerta, en Neuquén, donde se viene teniendo lugar un proceso paulatino de inversiones. Ese desarrollo tiene previsto un hito para el invierno de 2023, cuando el Gobierno junto con el sector privado, apuntan a inaugurar el gasoducto Néstor Kirchner, que permitirá transportar energía que se produce en los yacimientos posibilitando abastecer de gas a distintas regiones de la Argentina e incluso exportar el combustible.

Comentarios