Tenis adaptado: un pequeño “gigante”, decidido a ir por más

En Colombia, Lazarte se consagró en dos torneos y apunta a seguir sumando conquistas

VA POR MÁS. Lazarte se consagró en dos torneos en Colombia, pero no se conforma. Su idea es seguir avanzando.  VA POR MÁS. Lazarte se consagró en dos torneos en Colombia, pero no se conforma. Su idea es seguir avanzando.
27 Septiembre 2022

Superó lo más difícil, por eso ahora no se pone techo. Gonzalo Lazarte es jugador de tenis adaptado y en base a esfuerzo y a sacrificio, festejó por partida doble. En tierras colombianas, se adjudicó los torneos “Open Fundación Ganbare” (perteneciente al ITF) y el “Abierto de Cali”, ambos por la categoría Junior. “Nunca me imaginé llegar tan lejos. No pensé que sería tan rápido, por suerte este año pude hacer todo de golpe”, comenzó el relato.

El tucumano, con 17 años recién cumplidos, también disputó la primera ronda de mayores en dobles, junto al chileno Giacomo Marchoni, pero quedó eliminado. Sin embargo, lejos de caer en la frustración o en la decepción, lo tomó como un aprendizaje en una carrera, que ya lo vio vestir la celeste y blanca.

“Se nota la diferencia cuando juego algunos partidos con gente que es profesional y se dedica al tenis todos los días”, indicó. “En todos los partidos que voy jugando hasta ahora en mayores, voy aprendiendo algo nuevo. Busco adaptarme a ese nivel; pero el último partido fue muy complicado de ganar. No me gustó porque no estuve fino”, argumentó bien autocrítico.

Lazarte sufre paraparesia espástica por lo que tiene comprometidos sus miembros inferiores. Puede caminar y correr, pero con dificultad. A pesar de ello, nunca se rindió e intentó cumplir todos sus sueños y así intenta llegar lejos en el tenis adaptado.

“Es un orgullo increíble ver como se esfuerza porque no es nada fácil. Es una combinación de entrenamientos, disciplina, cuidarse con las comidas y en las salidas. Ver que pone todo de sí en todo momento, demuestra lo que él quiere”, contó su madre Cecilia Margarita, quien excepto cuando su pequeño no está en Buenos Aires entrenándose, lo sigue a todos lados. “Empezó en el tenis a los cinco años. Lo practicaba con su kinesiólogo, como si fuera parte del tratamiento; y después de grande dijo: ‘quiero competir’. Entonces su entrenador, Martín Mendoza, aseguró que debía estar en silla de ruedas porque no tenía la velocidad como los demás”, contó mamá sobre sus inicios.

Actualmente, ubicado en la octava posición del ranking Junior de tenis adaptado, “Gonza” aseguró que disfruta del momento, aunque le costó decidir entre sus dos pasiones: el fútbol y el tenis. “Puedo caminar, pero se me complica para correr, coordinar y todo eso. Desde chico, veía mucho fútbol y, obviamente, tenis. En el fútbol me aburría porque era como que, de alguna manera, no tenía mucha participación. En cambio, en el tenis, era yo solo el que jugaba; comenzó a gustar mucho”, indicó, quien tiene como referente a Gustavo Fernández.

Ya había disfrutado de una gira realizada por Europa y ahora conoció Colombia. Lazarte aún no cae tras haberse consagrado dos veces en tierras “cafeteras”. De acuerdo a sus palabras, la exigencia a la que lo sometió su entrenador, fue motivo fundamental para poder ganar lo que ganó hasta acá. “Desde que planifiqué el viaje, el objetivo era ir y conseguir la mayor cantidad de puntos. Me entrené mucho para eso. No sé qué hice diferente a los demás, pero por suerte pude ganar”, afirmó el alumno del colegio Santa Rosa. “Con mi entrenador tengo un trato particular porque es muy competitivo y eso está bueno. Después de felicitarme, me dijo todos los errores que había cometido en la final, jaja”, bromeó. “De alguna manera, me hizo acostumbrarme a ese tipo de presión y está bueno que así sea”, agregó.

Con un futuro más que prometedor, el tucumano que gritó campeón, mira más allá y se pone metas a corto plazo. “Mi idea es sumar la mayor cantidad de puntos en Junior y poder ir adaptándome en el nivel de adultos. Estos puntos sirven para poder entrar en el Master”, afirmó. “Al principio, era muy complicado el deporte; no me divertía porque eran más las limitaciones que tenía. Pero, todo es cuestión de tiempo, costumbre y entrenamiento”.

“Su objetivo era estar entre los ocho mejores para poder jugar Master. Además, no es sólo que se lo propone, sino que también tiene la dicha que lo consigue”, agregó su mamá orgullosa de todo lo que logró un pequeño “gigante” que parece no tener límites y que está decidido a ir por más.

Temas Colombia
Tamaño texto
Comentarios
Comentarios