La citrícola que procese 60 t/h de limón puede autoabastecerse de gas

Podría remplazar el fluido por otro generado por su propia biomasa residual.

La citrícola que procese 60 t/h de limón puede autoabastecerse de gas
06 Agosto 2022

En Tucumán, una citrícola que procesa 60 toneladas por hora de limón podría remplazar el gas natural que se usa en caldera y en secadores de cáscara con la biomasa residual que genera sus propias fincas. Para ello, la caldera requerirá 10.000 toneladas por año de biomasa a un 15% de humedad y los secaderos, 30.000 toneladas por año. Para la logística de la biomasa se requiere invertir en astilladora, camiones de transporte, palas cargadoras; y para el empleo de la biomasa en la fábrica es necesario invertir en calderas de biomasa, y en hornos de combustión de biomasa para los secaderos de cáscara. La evaluación ambiental fue positiva al sustituir gas natural de origen fósil por este combustible renovable, reduciendo las emisiones de CO2 equivalente por año generadas en el sector industrial.

Al fin de la jornada de cierre del proyecto internacional “Aprovechamiento energético de la biomasa residual del cultivo de citrus”, que organizó la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc), el director Asistente y coordinador del Programa Citrus, Hernán Salas, resaltó la importancia de los estudios.

Se conoce sobre la gran crisis energética por la cual atraviesa el mundo y sobre la tendencia mundial a la descarbonización. La actividad citrícola siempre fue vista como una gran usuaria de recursos energéticos. Y no se había contemplado la posibilidad de ubicarla como posible generador hasta las primeras experiencias exitosas que realizaron algunas industrias en la producción de biogás a partir de los efluentes producidos.

Ahora, estos estudios permiten también visualizar la alternativa del uso de la biomasa generada mediante la poda anual y la erradicación de quintas comerciales. Actualmente, ambas labores implican un gasto significativo para el productor; y el posible aprovechamiento de la gran masa vegetal producida podría ser una forma de atenuar esa erogación. Por lo pronto, ya existe la certeza de que los volúmenes potencialmente disponibles son elevados y la calidad de estos para su eso energético es adecuada, lo cual constituye un elemento clave en el análisis.

“El próximo paso -no menor- debería ser el ajuste de la tecnología para alcanzar la máxima eficiencia en la recolección, en el acondicionamiento y en el traslado de la biomasa al lugar definitivo de uso. Se trata de un nuevo y gran desafío para la actividad, para el cual los sectores público y privado deberán trabajar juntos en la búsqueda de un óptimo resultado”, dijo Salas.

Por el país, en el proyecto colaboraron la Asociación Fitosanitaria del NOA, la fábrica de dulce de leche Alba Clara, la Municipalidad de Yerba Buena y las firmas: Argenti Lemon, Citromax, Vicente Trapani, San Miguel, productores Blázquez, Sánchez Loria y Juan Pezza.

Comentarios