Guzmán supera el test mensual, pero el blue no le da tregua

Pese al resultado obtenido ayer en la licitación para cubrir vencimientos de la deuda, las presiones cambiarias no cesan

SEGUIMIENTO DEL MERCADO. Guzmán monitoreó de cerca la licitación de instrumentos del Tesoro junto con el equipo de Finanzas. Prensa Economía SEGUIMIENTO DEL MERCADO. Guzmán monitoreó de cerca la licitación de instrumentos del Tesoro junto con el equipo de Finanzas. Prensa Economía

Martín Guzmán respiró profundamente, pero el mercado sigue tensionado. El ministro de Economía logró ayer cubrir los vencimientos de la deuda por unos $ 243.700 millones, un proceso que había arrancado la semana pasada con el lanzamiento de un canje de deuda adecuado a las necesidades del Banco Central y, así, redujo en $ 358.000 millones el monto a cancelar. Ayer, el Palacio de Hacienda obtuvo $ 248.078 millones, $ 4.378 millones por encima del requerimiento, ofreciendo una tasa real positiva de hasta 6 puntos. Sin embargo, los bonos en pesos continuaron perdiendo valor y para intentar frenar la sangría el Banco Central aseguró que defendería el valor de los títulos “comprando todo lo que sea necesario”.

En un comunicado de prensa, el Ministerio de Economía destacó que durante junio se logró “financiamiento neto positivo”. El informe oficial detalló que “en el primer semestre, el Tesoro acumuló un financiamiento neto positivo de $663.246 millones, lo que implica una tasa de refinanciamiento del 121%”

Del total obtenido ayer, el 85% correspondió a instrumentos con vencimiento en 2022 y, el 15% restante, al instrumento vinculado al dólar con vencimiento en 2023. Asimismo, el 51% del monto adjudicado fue en instrumentos ajustables por CER, el 34% en instrumentos a tasa fija y, el 15% restante en instrumentos dollar linked. Hoy hará una “Segunda Vuelta” en el marco del Programa de Creadores de Mercado, en la que el Palacio de Hacienda podrá “recibir y adjudicar ofertas por hasta un 20% del total del valor nominal adjudicado en la licitación -de ayer- en las especies elegibles”. La próxima licitación será el miércoles 13 de julio.

La otra cara

Los inversores privados terminaron espantados ante la abrupta caída de los bonos ajustados por CER. Según los analistas, recuperar en el corto plazo su confianza resultará indispensable para poder seguir contando con ese financiamiento voluntario frente al desafiante cronograma del segundo semestre, único disponible para evitar tener que recurrir a la emisión monetaria, cuya aceleración en los últimos tiempos viene alimentando las tensiones financieras.

El mercado cambiario está dando una muestra de tanta volatilidad. El dólar “blue” trepó ayer a un nuevo máximo histórico de $ 239 por unidad en la punta vendedora y los tipos de cambio financieros alcanzaron también a cotizaciones récords.

El paralelo mantuvo la tendencia alcista por tercera rueda consecutiva, aumentó $ 6 y la brecha cambiaria con el tipo de cambio oficial mayorista llega al 89%, el mayor nivel en los últimos tres meses. Así, en junio el billete marginal el “blue” subió $ 31 en el mercado paralelo, el equivalente a un 14,5% que triplica la inflación proyectada para este mes. Según el ex ministro de Economía, Hernán Lacunza, las causas de la suba del “blue” tienen que ver “con un agujero fiscal que fue financiado persistentemente con inflación y con deuda en moneda local en pesos, porque nadie le ha querido prestar dólares”.

Los operadores entienden que las restricciones a las importaciones formarían parte de un camino a recorrer a fin de amortiguar el deterioro del balance cambiario más allá de los efectos adversos asociados sobre la economía. Particularmente, el analista Gustavo Ber observa que el segundo semestre anticipa un escenario de “más pesos, menos dólares”. “Así es que los dólares financieros han reanudado el reacomodamiento alcista, dado que en ese contexto se ve potenciada la búsqueda de cobertura, una dinámica que podría seguir presionado a la brecha en la medida que dichos factores sigan vigentes”, remarcó el economista.

Según Javier Timerman, socio de Adcap Grupo Financiero, el Gobierno tiene desde hace mucho tiempo una crisis de financiamiento que viene tapando de distintas maneras, financiándose en el mercado local con deuda en pesos, después pasaron a los instrumentos indexados a la inflación o al dólar, y cuando se acabó esa posibilidad, empezaron los problemas. “Es preocupante porque las soluciones que terminan apareciendo exacerban otros problemas. El Gobierno soluciona el financiamiento usando al Central para comprar la deuda, pero por otro lado, eso crea emisión e inflación y puede trasladarse al dólar”, alertó.

Indice elevado: el riesgo país supera los 2.500 puntos

El Riesgo País no cede y ayer terminó en 2.508 puntos básicos, el nivel más alto en dos años. El incremento de este indicador responde a la inestabilidad que ha mostrado el mercado financiero nacional y las decisiones adoptadas por la gestión del presidente Alberto Fernández. El riesgo país es un indicador elaborado por el JP Morgan que mide la diferencia que pagan los bonos del Tesoro de Estados Unidos contra las del resto de los países. Este cálculo lo realiza por intermedio de su índice EMBI, siendo específico para cada nación (EMBI Argentina en nuestro caso), explica Rava Bursátil. Si el riesgo país es alto puede repercutir negativamente en la llegada de inversiones a largo plazo, clave para realizar obras. Además, complica las necesidades financieras de un país, que es un proceso que está sucediendo en la Argentina.

Comentarios