Terremoto: la tragedia vuelve a ensañarse con Afganistán

El terremoto que dejó más de 1.000 muertos se suma a las graves inundaciones y la crisis económica causada por 20 años de guerra y la pésima gestión del régimen talibán

ZONA ALEJADA. La mayor parte de las muertes se produjo en la provincia de Paktiká, en el sudoeste de Afganistán, cerca de la frontera con Pakistán.  ZONA ALEJADA. La mayor parte de las muertes se produjo en la provincia de Paktiká, en el sudoeste de Afganistán, cerca de la frontera con Pakistán. REUTERS
22 Junio 2022

KABUL, Afganistán.- El número de víctimas mortales del terremoto ocurrido en Afganistán superaba anoche la cifra de 1.000, mientras que más de 1.500 personas resultaron heridas y se esperaba que el número aumente a medida que la información iba llegando desde las aldeas remotas de las montañas.

El sismo tuvo una magnitud de 5,9 grados; se produjo a 10 kilómetros de profundidad, en sureste del país, en una zona de difícil acceso, cerca de la frontera con Pakistán. Las autoridades y las organizaciones piden ayuda internacional para un hecho que ya es calificado como devastador

Muchas casas quedaron reducidas a escombros y cuerpos cubiertos con sábanas yacían en el suelo, mostraron fotografías de los medios afganos.

“Pedimos a las agencias de ayuda que proporcionen asistencia inmediata a las víctimas del terremoto para evitar un desastre humanitario”, instó en Twitter el coportavoz del gobierno, Bilal Karimi, que aseguró que numerosas casas resultaron destruidas y que había personas atrapadas en el interior.

Se desplegaron helicópteros en las tareas de rescate para llegar a los heridos y transportar suministros médicos y alimentos, dijo un funcionario del Ministerio del Interior, Salahuddin Ayubi.

El terremoto, el más mortífero desde 2002, ocurrió a unos 44 kilómetros de la ciudad de Jost, en el sureste del país, dijo el Servicio Geológico de Estados Unidos.

“Hay 1.000 muertos y 1.500 heridos, y esta cifra podría aumentar, se han perdido muchas familias. Los heridos han sido trasladados a Kabul y Gardez”, contó Mohammad Amin Hozaifa, director de información y cultura de Paktiká, la provincia oriental donde se produjo la mayoría de las muertes confirmadas.

Haibatullah Akhundzada, líder supremo de los talibanes en el poder, ofreció sus condolencias en un comunicado.

Montar una operación de rescate podría ser una gran prueba para los talibanes, el grupo de fanáticos islamitas que tomaron el poder en agosto de 2021, y se han visto privados de gran parte de la ayuda internacional debido a las sanciones por sus ataques a los derechos humanos, las restricciones a la participación de las mujeres en la vida pública y la persecución a opositores.

Las autoridades afganas están lidiando también con las recientes inundaciones en muchas regiones, que, según la agencia de catástrofes, han causado al menos 11 muertos, 50 heridos y han bloqueado tramos de carreteras.

La catástrofe se produce en un momento en que Afganistán atraviesa una grave crisis económica desde que los talibanes tomaron el poder, después de que las fuerzas internacionales lideradas por Estados Unidos se retiraran del país tras dos décadas de guerra. En respuesta a la toma del poder por parte de los talibanes, muchos países han impuesto sanciones al sector bancario afgano y han recortado miles de millones de dólares de ayuda al desarrollo. Sin embargo, la ayuda humanitaria ha continuado y organismos internacionales como las Naciones Unidas (ONU) operan en el país.

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU informó que está enviando equipos a la zona afectada por el terremoto para ayudar en las tareas de rescate.

Un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Afganistán dijo que acogería con agrado la ayuda internacional. El vecino Pakistán dijo que estaba trabajando para ampliar la asistencia.

Amplias zonas del sur de Asia son sísmicamente activas porque una placa tectónica conocida como la placa india está empujando hacia el norte la placa euroasiática.

En 2015, un terremoto sacudió el remoto noreste afgano, matando a varios cientos de personas en Afganistán y el cercano norte de Pakistán.

En enero, un terremoto sacudió el oeste de Afganistán, en el que murieron más de 20 personas. (Reuters-Especial)

Comentarios