San Martín: un cambio obligado que le salió a la perfección

Ante la lesión de Larralde, el DT De Muner apostó al ingreso de Imbert, que fue figura

INTRATABLE. Así jugó su partido Imbert ante Brown de Adrogué, en La Ciudadela. El volante superó marcas, brindó buenos pases y hasta tuvo su aporte en la red. INTRATABLE. Así jugó su partido Imbert ante Brown de Adrogué, en La Ciudadela. El volante superó marcas, brindó buenos pases y hasta tuvo su aporte en la red. LA GACETA / FOTO DE DIEGO ARÁOZ
15 Junio 2022

Apenas unos minutos antes de que empezara el partido entre San Martín y Brown de Adrogué, se conoció el parte médico donde se informaba que Valentín Larralde se quedaba afuera por un desgarro muscular en el izquiotibial izquierdo.

Ante esto, todos los presentes en La Ciudadela comenzaron a preguntarse qué jugador lo reemplazaría, y Pablo De Muner, se inclinó por Juan Imbert. El “10”, que ya venía teniendo participación como una alternativa, no era titular desde hacía un año. La última vez que Imbert había iniciado el partido entre los 11 había sido el 20 de agosto, en el empate sin goles ante Belgrano, justamente en el estadio del “Santo”. Su lugar de reencuentro con la titularidad y el gol.

“Venía esperando la oportunidad, venía trabajando para entrar y poder ayudar al equipo, que era lo importante. Creo que lo hice bien, siempre hay algo por mejorar”, dijo Imbert, sobre su regreso al equipo.

El mediocampista, que fue recuperado por “Tomate”, tuvo un gran despliegue en la cancha y jugó uno de sus mejores partidos con la camiseta de San Martín. Tanto que hasta pudo coronarlo con un gol tempranero, a los seis minutos, tras un muy buen pase de Federico Jourdan.

“Estoy tranquilo porque sé que ayude al equipo y se ganó, que era lo importante. Volver a hacerlo acá, en casa”, explicó “Ficha” sobre el triunfo 2 a 1 ante Brown de Adrogué, que se completó con un golazo de Lucas Diarte. “La jugada de Lucas se viene practicando hace mucho. La verdad que fue un golazo. Estábamos todos ahí, no lo podíamos creer, ja ja”, bromeó Imbert.

Sin embargo, el volante de 32 años, que empieza a recuperar su nivel, hasta hace muy poco estuvo en la órbita de All Boys. Sin marearse, Juan ve su futuro con la “rojiblanca” y desea, como todos sus compañeros, cumplir con el objetivo del año: ascender a Primera. “Espero de ahora en más, poder seguir en el equipo, volver a mi nivel y hacerlo lo mejor posible”, aseguró. “Se vió una buena versión del equipo, en todo momento hubo actitud. Hay que valorar lo que se hizo de acá en adelante, porque es un torneo muy duro y van a ser todas finales”, advirtió Imbert, que se llevó todos los aplausos de la hinchada.

Juan, que volvió a su posición natural, se brindó tanto al equipo que culminó la victoria ante el “Tricolor”, liquidado y pisando prácticamente con un solo pie. Para él, algo necesario, por todo lo que se jugaba San Martín.

“Queríamos dar una muestra de carácter en este partido”, explicó Imbert, el jugador que volvió a ser el de antes, ese que recupera pelotas, se vuelve determinante y siempre aporta lo suyo, sobre todo, en la ofensiva.

“Estoy tranquilo, porque dejé todo. Me sentí cómodo, es la posición donde jugué siempre. Estoy contento por el partido que pude hacer”, explicó.

Sin quedarse en lo hecho, Juan Imbert, el “refuerzo” inesperado, ya comenzó a palpitar el duelo del próximo sábado ante el “Funebrero”, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. “Ya empezamos a preparar el partido con Chacarita. Tenemos que conseguir los tres puntos para seguir descontándole a Belgrano”, finalizó.

Amistoso para no perder ritmo

Luego de la victoria ante Brown de Adrogué, San Martín derrotó a Villa Mitre de Tafí Viejo, por 2 a 1, en un amistoso que tuvo lugar en La Ciudadela y del que participaron suplentes y no convocados. Los tantos para el conjunto de Pablo De Muner, fueron convertidos por Rodrigo “Droopy” Gómez y el otro, en propia puerta.

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios