López pasa sus días entre visitas y paseos al perro

El condenado ex secretario de Obras Públicas permanece en la casa de su hija mientras define su futuro. La relación con la familia

COMO SI FUERA UNO MÁS. Los vecinos del barrio Yocavil aseguran que López camina por las calles a diario, pero pocos lo habían reconocido. COMO SI FUERA UNO MÁS. Los vecinos del barrio Yocavil aseguran que López camina por las calles a diario, pero pocos lo habían reconocido. LA GACETA / FOTO DE OSVALDO RIPOLL

El ex secretario de Obras Públicas de la Nación José Francisco López pasa sus días casi sin salir de la casa de su hija desde que fue descubierto por la prensa en Concepción.

López se hospeda ahí se hospeda tras retornar a su ciudad natal la semana pasada después de seis años de ausencia. Recibe visitas de “gente que llega en vehículos modernos” y “de vez en cuando saca a pasear por el patio a un perro de la familia”, dijo Lidia, una vecina del barrio Yocavil que vive cerca de la vivienda en que está el ex funcionario condenado por enriquecimiento ilícito y con libertad condicional. “Me da un poco de bronca saber lo que hizo este hombre como funcionario. Pero lo terrible es que no es la excepción. Hay otros que lo superan. Mientras tanto yo tengo que tratar de llegar a fin de mes con $ 39.000 y con una hija discapacitada”, se quejó la vecina. Lidia dijo que el lunes, cuando se dio que cuenta que estaba ante el mismo José López, enseguida llamó a un familiar de Los Gucheas, de donde es oriundo el ex funcionario, para revelarle: “aquí anda ya tu vecino, el de los bolsos con millones”. “Lo veía salir y caminar con la mascota que tienen en esa casa. Pero no podía creer que se tratara de él”, confió la mujer, quien pidió expresa reserva de su apellido antes de hablar.

La última vez que López estuvo en “La Perla del Sur” fue semanas antes de que fuera sorprendido cuando intentaba esconder un bolso con U$S 9 millones en un convento de General Rodríguez, Buenos Aires. Por esa maniobra cayó preso y fue condenado por el Tribunal Oral Federal (TOF) a siete años y seis meses de prisión.

En abril del año pasado el mismo órgano judicial resolvió darle la libertad condicional con una caución real de $ 85 millones. Finalmente logró salir de la cárcel en noviembre luego de que tres amigos suyos se presentaran como fiadores y fueran aceptados por el tribunal. Los tres pusieron de garantía parte de sus bienes.

Al parecer fueron más leales que sus propios parientes que, según se sabe, tomaron distancia de él tras el escándalo de los bolsos. En estos días ninguno de ellos, que viven en Concepción, dice saber sobre su presencia en la ciudad. Sin embargo hay ex compañeros de escuela y amigos de la juventud que lo invitan a cenar o a almorzar. López fue estudiante de la Escuela Técnica N°1. Uno de sus profesores fue el fallecido ex intendente y legislador Osvaldo Morelli. Se graduó de ingeniero en la UNT. Morelli solía jactarse del vínculo que estrechó con López en su condición de docente y que, una vez que su ex alumno se desempeñó como funcionario, supo sacar algunos provechos en obras para la ciudad.

Una hija leal

“Entre los que no dudaron en hacer notar su despecho a José Francisco están su propia esposa, de la que está separado, y la única hija de ambos. Nunca lo visitaron en la cárcel. Lo abandonaron”, comentó un allegado del ex funcionario. El mismo informante contó que fue cuando el ex funcionario kirchnerista permanecía tras las rejas que apareció una hija a la que él no conocía y que ahora le brinda amparo en su casa. La mujer, se asegura, fue criada por sus abuelos maternos. “Es una de las pocas que lo solía visitar en la cárcel, sin rencor ni importarle nada del qué dirán. Demostró que su afecto y sangre está por encima de las debilidades o graves equivocaciones en que incurrió su padre”, comentó el mismo allegado, que prefirió no identificarse.

López confió a un periodista de un medio local que prevé radicarse en Santa Cruz, la provincia en la que de la mano del ex presidente Néstor Kirchner inició su carrera como político y funcionario. Ahí ocupó cargos en la gobernación y desde el 2003 hasta el 2015 se desempeñó como secretario de Obras Públicas de la Nación. Cuando el jueves entrecruzó unas palabras con LA GACETA, no negó ni confirmó el dato que había difundido el comunicador. Sonrió y pidió que respetaran su privacidad. Enseguida ingresó a la vivienda que lo cobija y ya no volvió a salir.

Se desconoce hasta cuándo se quedará López en Concepción ni si luego regresará a Capital Federal o a Santa Cruz.

Comentarios