Dos obras que pretenden aliviar al sistema energético

El Gobierno intenta revertir el déficit en infraestructura eléctrica.

DE ALTA TENSIÓN. El sistema requiere más capacidad de transporte para abastecer de energía a Tucumán. DE ALTA TENSIÓN. El sistema requiere más capacidad de transporte para abastecer de energía a Tucumán.

En los últimos 25 años, en Tucumán se han construido solo ocho estaciones transformadoras de energía eléctrica, pese al crecimiento que ha tenido la actividad económica en la provincia. Las tensiones energéticas se sucedieron en los últimos años, a medida que las temperaturas fueron elevándose cada verano y ante el aumento de la demanda, particularmente por la expansión de los usuarios residenciales que hoy llegan a los 600.000 clientes. En la actualidad, de acuerdo con un reporte del área energética nacional, están en construcción tres estaciones transformadoras y otras dos serán ejecutadas en un plazo de un año y medio. A ello hay que sumarle las dos obras que el vicegobernador en ejercicio del Poder Ejecutivo, Osvaldo Jaldo, gestionó el miércoles en Buenos Aires, ante el jefe de Gabinete de la Nación, Juan Manzur, y ante el secretario de Energía, Darío Martínez: la ampliación de una línea de alta tensión doble terna de 132 KV que unirá la central de El Bracho con la de Villa Quinteros y la estación transformadora El Espinillo para la interconexión con el sistema nacional.

La obra de El Bracho-Villa Quinteros necesitará de un financiamiento estimado en U$S 24 millones. En ese sentido, el Gobierno provincial apuesta a que se realice en un plazo de entre 18 a 24 meses con un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) o, en su defecto, con asistencia nacional. El trabajo permitirá responder a la demanda estacional del verano y evitar las fallas en el transporte de energía que ha llevado a programar interrupciones en el servicio de electricidad. Esta obra beneficiará a 129.574 usuarios del sur de la provincia desde la localidad de Agua Blanca hacia el sur. En forma indirecta, también evitará la sobrecarga del servicio en la zona sur del Gran San Miguel de Tucumán por el descongestionamiento en la capacidad de transporte de una de sus vías de alimentación, señala un reporte de la Empresa de Distribución de Electricidad de Tucumán (EDET).

La segunda obra, cuyo proyecto ejecutivo estará listo para abril de este año, es la estación transformadora El Espinillo, por un monto de U$S 65 millones, que favorecerá a 275.615 personas. Se trata de una obra estructural que permitirá descomprimir a la estación de El Bracho, desde donde se abastece toda la provincia junto con el este catamarqueño y además brinda asistencia al sur de Salta y al oeste de Santiago del Estero.

El Bracho es una estación transformadora de gran envergadura, pero hoy se encuentra al límite de su capacidad operativa en lo que respecta a salidas de transporte y no dispone posibilidades de ampliación para sacar nuevas líneas que alimenten la demanda de energía en la provincia.

Desde esa central eléctrica nacen cuatro líneas de transporte en 132 KV que alimentan toda la provincia y que trabajan al límite de su capacidad durante los períodos alta demanda. En ocasiones, se excede, lo que trae aparejado bajas tensiones en todo el sistema y obliga a realizar restricciones de demanda cuando los intercambios de energía resultan tan grandes que comprometen la integridad de las líneas.

Dos obras que pretenden aliviar al sistema energético

Para dar una solución estructural y a largo plazo a la problemática planteada, surge la necesidad de realizar la instalación de una nueva Estación Transformadora de 500 KV que permita repartir la demanda total con la de El Bracho y generar nuevas líneas de transporte hacia la zona norte del gran San Miguel y los nuevos nodos de consumo que la demanda impone.

En ejecución

“En la provincia generamos más energía que la que consumimos. Es decir somos exportadores de energía, y por eso hacen falta estas obras de fondo para poder transportarla a cada domicilio e industria”, manifestó ayer Jaldo al referirse a las gestiones que realizó en Buenos Aires para activar los proyectos. “Estamos haciendo grandes inversiones en energía: actualmente está en obra la estación de El Manantial, que va a proveer a Yerba Buena y San Pablo, también está la estación transformadora en Los Nogales y contamos con el financiamiento de Alto Verde, con lo cual se va a reforzar la energía en Aguilares y Concepción”, detalló.

Dos obras que pretenden aliviar al sistema energético

En tanto, el ministro de Desarrollo Productivo, Álvaro Simón Padrós, expresó la necesidad de apuntalar la infraestructura para abastecer a todo el arco productivo y, además, ampliar la capacidad de servicios para futuras radicaciones de industrias u otras actividades. “Tener un sistema eléctrico adaptado a las necesidades y a la creciente demanda nos posicionan a nivel comercial, nos da competitividad y sea uno de los motivos por los que empresas que están pensando en radicarse en alguna provincia, elijan Tucumán para hacer sus negocios”, indicó.

Comentarios