15 Enero 2022

Una vida, un diario, un país

60 años de periodismo y poder en La Nación

Escribano, la biografía, nos lleva al detrás de escena de acontecimientos y al encuentro de personajes que marcaron nuestras vidas. Nos acercamos a presidentes y ex presidentes en momentos clave. A Alfonsín, defendiendo el Pacto de Olivos; a De la Rúa, antes y después de su caída. A hombres de otros campos -Favaloro confesándole sus pesares poco antes de suicidarse- o procedentes de otros puntos del planeta. Encontramos a un Fidel Castro todavía acomodándose en el poder en Cuba, de visita en Buenos Aires; nos metemos en el entierro de John F. Kennedy; revivimos la noche en que Cassius Clay le arrebata el título a Sonny Liston. La lista de nombres asociados a encuentros y entrevistas es impactante: Richard Nixon, Salvador Allende, Juscelino Kubitschek, Arturo Frondizi, Arturo Illia, Jorge Bergoglio, entre muchos otros.

El libro no solo nos ofrece un recorrido fascinante por pasadizos que nos llevan al pasado sino también a momentos y personajes determinantes del presente. Escribano habla sobre el kirchnerismo -arrancando con el célebre “encontronazo”, que en el libro descubrimos que no fue tal, con el presidente electo Néstor Kirchner secundado por Alberto Fernández- y sobre el macrismo. Alterna sus referencias a la política con lecciones de periodismo apoyadas en dilemas profesionales y humanos.

DANIEL DESSEIN

© LA GACETA

Argentina al desnudo

Un análisis profundo acerca de los riesgos del presente de nuestro país

El libro de Santiago Kovadloff y Héctor Guyot despliega una Argentina doliente ante el lector. Sus autores, en un diálogo profundo, inteligente y oportuno, develan la inmensa crisis actual que vivimos en nuestro país. Sin eufemismos, sin disculpas para nadie, ponen ante nosotros -con nombre y apellido- los riesgos de la situación imperante. Lo que subyace a lo largo del texto es un dilema de gran envergadura y antigua prosapia: la lucha por el poder entre dos modelos de país, el populismo y el republicanismo y la libertad de pensamiento en un caso y en el otro.  Sin duda, en el centro de la escena se aposenta el poder, sin él no se puede hacer política, ni gobernar, ni educar. Toda acción sobre la sociedad requiere de ese poder.

Ahora bien, en cada opción se devela una concepción del poder diferente, no solo en los matices, sino en el ejercicio del mismo y de manera radical. El populismo encarnado en el gobierno actual, concibe el poder de modo verticalista, requiere de un líder que piense por su pueblo y le de soluciones a sus problemas. No se dirige a un ciudadano sino a un militante, fiel seguidor de consignas y dispuesto a dar todo por el movimiento.  

CRISTINA BULACIO

© LA GACETA

Novela emblemática sobre la crisis de 2001

una historia íntima y la tragedia de un país

La protagonista plasma en su diario íntimo, entre diciembre de 2002 y julio de 2004, el dolor que le genera una ruptura amorosa. Lo hace a través de un relato fragmentado en el que se reflejan - como contrapartida de su sufrimiento - sus inquietudes intelectuales, avatares laborales, problemas familiares, cambios en su vida social y la tragedia de un país -la Argentina- que parece hundirse irremediablemente. Los géneros se superponen y los ángulos para abordar la historia se multiplican; la autora apela al ensayo, a la poesía, a acotaciones aparentemente menores.

Cuando se avanza en la lectura las piezas parecen conformar un rompecabezas pero, al poco tiempo, el lector se percata de que hay huecos que no se llenarán y que esto es lo que ocurre siempre en la realidad. En las lagunas, en lo que no puede definirse acabadamente, en aquello que nunca puede terminarse de entender o de justificar se esconde gran parte de lo que afecta la vida de la protagonista. “Lo que se siente en el preciso instante en que te dicen ‘no es con vos’ es, cómo expresarlo, una inefable necesidad de ganar tiempo, de que el momento que constituye el cuadro de la separación sea eterno para que sea irreal. Eternizar la despedida”, escribe en su diario.

La intemperie es una gran novela. Nos enfrenta con preguntas que nunca pueden encontrar respuestas adecuadas o con respuestas que no pueden comprenderse. Y, sin embargo, nos hace sentir que lo importante es simplemente formular las primeras y aceptar las segundas, sin aspirar a entenderlas.

MARCELO ZAVALETA

© LA GACETA

Piglia: una antología necesaria

narraciones breves bajo la supervisión del propio autor

Era necesaria una publicación como la que acaba de aparecer: 820 páginas con la obra cuentística completa de Ricardo Piglia, que él mismo dejara preparada para su edición.

Relatos a la manera norteamericana (“Tierna es la noche”); cerrados sobre sí mismos (“La honda”); históricos (“Las actas del juicio”, “Desagravio”); el estreno de Emilio Renzi, su personaje fetiche, en el que da título a La invasión (un homenaje solapado a El beso de la mujer araña de Puig); los que recuperan la tradición gauchesca (“El gaucho invisible”, los del Comisario Croce); los más extensos (“Prisión perpetua” y “Encuentro en Saint-Nazaire”); los que remiten al género policial (“La loca y el relato del crimen”; Croce, nuevamente); los que ficcionalizan sus experiencias personales (tomemos, como mero ejemplo, “Hotel Almagro”); los que hacen intertextualidad con la obra propia (aquellos rescatados en Cuentos morales, vinculados a la novela La ciudad ausente) y con otros autores a los que Piglia también dedicara buena parte de su amplio caudal ensayístico (Borges, Pavese, Macedonio, otros), con “Nombre falso” como su paradigma, esa nouvelle donde homenajea y reversiona a Arlt y Andreiev, quiebre en su narrativa que preparará el terreno para lo que luego será Respiración artificial.

HERNAN CARBONEL

© LA GACETA

Crónica del plan cristinista para lograr la impunidad

periodismo sospechoso en un país sin verdad

Quizá sin proponerse la confección de un inventario, Santoro registró las acciones llevadas adelante por el Gobierno instalado a partir de 2019 para desbaratar el llamado “frente judicial” que compromete a los socios mayoritarios de la coalición oficialista. Visto con los anteojos del lunes 13 de septiembre, el electorado vetó aquel esfuerzo inspirado en necesidades y urgencias particulares que nada tienen que ver con las muchas necesidades y muchas urgencias que afectan a los seres comunes. El libro lastima porque revela el nivel de distracción, de desorientación y de pequeñez de los encargados de bregar por el bien común. Una legión de funcionarios vive y se desvive para blindar a su jefa mientras la pobreza, el desempleo y el analfabetismo avanzan. Ni siquiera la combinación de pandemia y de crisis económica detuvieron el afán de profundizar el desmantelamiento de los controles con eufemísticas “reformas tribunalicias”.

La batalla final de Cristina muestra el divorcio entre el sector creciente de la comunidad abrumado por la inflación y la falta de perspectiva, y la cúpula dirigencial interesada en demoler los mecanismos de rendición de cuentas. Ese distanciamiento adquiere una dimensión insalvable conforme pasan las páginas de la obra de Santoro. Por momentos cuesta entender semejante absurdo. Pero al final prevalece la sensación de que los que concibieron procesos como el “Operativo Puf” no buscan claridad, sino el resultado opuesto. No se trata de la igualdad ante la ley. sino de torpedear la causa “Cuadernos”.

IRENE BENITO

© LA GACETA

Amor, soledades, memoria y escritura

historias con la cantidad de palabras justas para ser contadas

Con una impecable prosa la autora organiza un libro que contiene 68 historias. Algunas construidas rigurosamente como microrrelatos, otras con las características más cercanas a una exquisita prosa poética, con hilos de distintos colores, con puntos y tramas más densas o más leves, abordan diversos temas: el amor, el desamor, la soledad, la tecnología que ha invadido la vida de todos borrando los límites entre la intimidad y lo público, la infancia, el valor de la escritura para olvidar el dolor, para crear ficciones o para poner a salvo la memoria.

Las páginas del libro nos ofrecen la posibilidad de mirar otras realidades y especialmente la realidad de muchas de nosotras que, como la tejedora de Ítaca, estamos en permanente búsqueda de nuestras libertades “pero una mañana de magia otoñal, se miró en el espejo, pudo hacerlo y cortó ese hilo antiguo que la amordazaba” o “me vacié de saberes impuestos, tomé conciencia y salí a volar” son los remates de algunos relatos.

MARÍA DEL CARMEN PILAN

© LA GACETA

Tamaño texto
Comentarios