Sexualmente hablando: ¿Infiel yo?

Algunos consideran obvio lo que es ser infiel y que definirlo no es necesario. ¿Es así? Desde luego que hay un consenso general -o casi, porque muchas cosas han cambiado- y es que infidelidad es tener relaciones sexuales con un tercero.

La popular sexóloga puertorriqueña Alessandra Rampolla afirma la importancia de que los que están en pareja se pongan de acuerdo en este punto. Es decir, en qué es lo que ambos consideran ser infiel. Para ello, propone el ejercicio de revisar una lista -a la que se le pueden agregar ítems- y poner “Sí” al lado de cada frase que se considera una traición, y “No” si no entra en este concepto. Destaca la importancia de hacerlo por separado y luego compartir los resultados. Así ambos sabrán dónde están parados, podrán discutirlo y establecer acuerdos y definiciones.

Entonces, la consigna es responder si se considera infidelidad…

- Intercambiar mails personales con un tercero.

- Pasar mucho tiempo con otra persona.

- Darle regalos a un tercero de manera individual (no son regalos de la pareja ni para la pareja) y no por compromiso.

- Coquetear en público.

- Coquetear cuando la pareja no está.

- Ocultar la existencia de una cuenta de mail (o de una cuenta de Facebook, o de Instagram, etcétera).

- Negar que se está casado/a o en una relación.

- Quitarse el anillo matrimonial cuando no se está con la pareja.

- Involucrarse emocionalmente con otra persona y contarle cosas que no se comparte con la pareja.

- Besar a otra persona.

- Tener una amistad cercana y especial con un tercero.

- Tener sexo coital con otra persona.

-Tener sexo oral con otra persona.

- Tener sexo anal con otra persona.

- Chatear romántica o sexualmente con otra persona.

- Intercambiar fotos con otra persona.

- Ver pornografía.

- “Cualquier cosa que mi pareja no quiera que yo sepa y que involucre a un tercero”.

- Otros… (agregar lo que se considera que le falta a la lista).

Tomar aire

Estas posibilidades y tantas otras que se podrían sumar, nos hacen pensar que hay muchas cosas, además del contacto sexual, que pueden ser vividas como una traición.

La sexóloga propone “tomar aire, relajarse e intercambiar notas con la pareja”. Siempre procurando hablar tranquilamente (no vale exasperarse ni adoptar posturas autoritarias tipo “es imposible que esto te parezca -o no te parezca- una infidelidad”).

La idea es establecer los propios límites y reglas. No son los mismos para todos, y está muy bien que así sea.

Tamaño texto
NOTICIAS RELACIONADAS
Comentarios