Horror en La Pampa: murió un niño de cinco años y detuvieron a la madre y a su pareja

Investigan si el pequeño era víctima de violencia familiar. La autopsia reveló lesiones en todo el cuerpo. Video.

28 Nov 2021
1

ACUSADAS. Magdalena Espósito Valiente (24) y su novia, Abigail Páez (27) fueron detenidas por el crimen de Lucio. FOTO TOMADA DE INFOBAE.COM

La muerte de un niño de cinco años causó horror en La Pampa y la Justicia puso su foco en la madre y en la pareja del pequeño, que según las primeras pericias habría recibido una dura golpiza horas antes de su deceso.

Abel Lucio Dupuy falleció a causa de golpes brutales y agresiones de todo tipo. Se investiga un contexto de violencia familiar y las principales sospechosas son la madre biológica del niño, Magdalena Espósito Valiente (24) y su novia, Abigail Páez (27). Ambas quedaron detenidas.

La escena se desencadenó el viernes por la noche, en un departamento ubicado en la calle Allan Kardec 2385, de la ciudad de Santa Rosa, detalló Infobae.com. En un principio, la actitud de las mujeres no resultaba sospechosa. En sus brazos llegó Abel con convulsiones y desvanecido, por lo que intentaron reanimarlo con RCP, hasta que fue trasladado al Hospital Evita de la zona.

En el centro de salud, los médicos no pudieron salvarlo. Desde entonces, los indicios indicaban que tenía varios traumatismos y antiguas lastimaduras visibles; los profesionales de la salud constataron que el nene tenía sangre en la boca y hematomas en varias partes del cuerpo, según informó El Diario de La Pampa. En ese momento, la madre no se auto incriminó y habría dado distintas versiones sobre lo que pasó con el chico, entre ellas, un intento de robo.

La autopsia realizada durante la madrugada corroboró que Abel Lucio Dupuy falleció por una hemorragia interna, ocasionada a raíz de las agresiones y contusiones.

Tras la confirmación de la muerte, la Justicia dictó allanamientos en la casa que compartía la pareja con el niño. A las mujeres les secuestraron los celulares y, finalmente, le ordenaron su detención.

Espósito Valiente y Páez estaban en un abierto conflicto con la familia del padre biológico, Christian Dupuy. Los dos pertenecen a familias radicadas en General Pico, por lo que el caso impactó primero en esa ciudad. Dupuy reclamaba la tenencia del niño y contó en redes sociales que advirtió en distintas instancias judiciales sobre la convivencia y los hechos de violencia.

“La Justicia nunca me escuchó, siempre favoreció a la madre por más abogados y mediaciones que realicé”, dijo el padre. “Hoy pagó mi hijo. Pero no solo escuchen a la madre. Papá también sufre en silencio. Hoy con el corazón roto y mi alma sin encontrar consuelo”, escribió en su cuenta de Facebook.

Lucila Gómez, la pareja de Dupuy -con quien tuvo otro hijo- expresó también su bronca sobre la muerte del niño, a quien definió como su hijo del corazón. “Estas dos drogadas mataron a mi bebé. Lo molieron a golpes y quisieron tapar todo diciendo que fue un robo y que justo el nene estaba solo en la casa… 5 años tenía Lucio, espero que haya justicia”, dijo. “Hicimos de todo para tenerlo y esta nos lo quitó y lo mató”.

Comentarios