Pedirán al Presidente que vete la ley de etiquetado frontal

Los industriales de la alianza UniNOA reclamarán ante Alberto Fernández los cuestionamientos que hicieron a la norma sobre alimentación saludable. Las posiciones de UCIT y de la FET.

RECHAZO. Industriales y cañeros de Tucumán no aceptan que “se demonice” al azúcar con el etiquetado.  RECHAZO. Industriales y cañeros de Tucumán no aceptan que “se demonice” al azúcar con el etiquetado.

Luego de conocer la aprobación de la Ley de Promoción de la Alimentación Saludable, más conocida como de etiquetado frontal, las Uniones Industriales del NOA y del NEA expresaron su rechazo y explicaron puntualmente sus cuestionamientos. Y ayer, ante la consulta de LA GACETA, sobre cuál será la acción inmediata antes de la promulgación, el presidente de la Unión Industrial de Tucumán, Jorge Rocchia Ferro, señaló que pedirán al presidente, Alberto Fernández, que ejerza la facultad del veto a la ley, y que se modifiquen los artículos observados.

“El noble propósito de introducir un etiquetado de advertencia en los envases de alimentos, para prevenir y combatir las enfermedades no transmisibles, incluye aspectos muy cuestionables. Estos fueron informados, e ignorados por los senadores y por los diputados que votaron la ley”, habían señalado desde la UniNOA, a través de un comunicado con el que dieron inicio a la iniciativa del sector empresario dirigida a buscar la modificación de la nueva norma.

Rocchia Ferro precisó que reclamarán cambios puntuales y que “el Presidente vete un artículo que más nos compromete”. Aunque no especificó cuál sería, dejó entrever al que se refirió el comunicado de la alianza industrial, respecto de que la ley “propicia la sustitución de un alimento natural como el azúcar por los edulcorantes sintéticos, todos importados, algunos prohibidos en otros países, que sólo tendrán una leyenda en lugar de un octógono de exceso a la ingesta diaria admitida de cada uno de ellos”.

En este sentido, también desde UCIT levantaron la voz. El presidente de la entidad de los cañeros, Sergio Fara, planteó su desacuerdo con la ley, ya que se “demoniza” un producto “sano y natural” como el azúcar, mientras que “a los edulcorantes sintéticos, productos importados e insanos”, no se le da el mismo tratamiento para el etiquetado.

“Por ejemplo, no ‘demonizan’ así al aspartamo, endulzante que se usa mucho para productos alimenticios, sobre todo en bebidas dietéticas, y desde su aparición en los mercados ya prohibido en algunos países, al generar controversias respecto de sus efectos, como presunto cáncer, migrañas, cambios de comportamiento, daños”, indicó.

Economías regionales

Rocchia Ferro, industrial sucroalcoholero, viene insistiendo con que “hay que mantener el normal consumo interno de azúcar, y ayer manifestó que “las entidades que conforman UniNOA cuentan con el apoyo de los gobernadores de cada provincia para consolidar las economías de cada región”. “Queremos defender al azúcar, la yerba, el algodón, lo textil..., UniNOA fue creada para la defensa de las economías regionales del Norte Argentino”, enfatizó.

Y reiteró el reclamo de la alianza, respecto de que la Ley aprobada “avasalla” las autonomías provinciales. Los industriales apuntan que la Constitución precisa que son las Provincias las que deben legislar en materia de alimentación, y que en orden nacional el unico órgano competente es la Conal (Comisión Nacional de Alimentos). Explicó que allí avanzaron con un proyecto de etiquetado frontal de alimentos con acuerdo de las provincias y la Nación.

También sobre la ley de etiquetado frontal opinó el titular de la Federación Económica de Tucumán, Héctor Viñuales Santafe. “Estamos de acuerdo que el consumidor tiene que saber qué consume. Pero también es verdad que destacar los ingredientes y poner énfasis en algunos componentes como si fueran problemáticos para la salud, como el azúcar, la sal, las grasas, requieren primero de un proceso de educación. Es decir, enseñar las cantidades que debe consumir cada persona. De por sí, esos productos no son malos”. Y apuntó: “hay productos argentinos que van al Mercosur, y se debe adaptar el etiquetado a la forma y color que se usa en la región, porque se generará mucha confusión”.

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios