La queja fue por la muerte de las cuatro detenidas - LA GACETA Tucumán

La queja fue por la muerte de las cuatro detenidas

26 Sep 2021
1

“La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condena la muerte por incendio de cuatro mujeres privadas de libertad en una comisaría de Tucumán, en Argentina; además urge al Estado a investigar los hechos con debida diligencia reforzada y adoptar medidas inmediatas para evitar la repetición de este tipo de hecho”. Ese es el primer párrafo del comunicado que emitió el tribunal el jueves pasado en Washington y que puso a la provincia en el centro de las miradas.

El organismo internacional se expidió por el trágico motín que se registró el 2 de septiembre en la Brigada Femenina de Concepción. Ese día perdieron la vida María José Saravia, Macarena Salinas, Micaela Mendoza y Yanet Santillán. De las fallecidas, tres estaban condenadas y esperaban ser trasladadas al penal de mujeres de Concepción, que no las recibía por falta de cupo. Además, dos deberían haber permanecido en los arrestos de la capital, pero por falta de espacio, fueron enviadas al sur.

“De acuerdo con información de sociedad civil, dicho centro de detención policial carecía de elementos de protección ante incendios y las instalaciones eléctricas no se encontraban en buenas condiciones. Sumado a dichas condiciones, los hechos se enmarcarían en un contexto de hacinamiento y deplorables condiciones de detención”, se puede leer en el comunicado.

“A través de sus distintos mecanismos, la Comisión Interamericana ha manifestado su especial preocupación por la situación en que se encuentran las personas detenidas en las comisarías”, se agregó en el texto.

En el comunicado se aseguró: “se advirtió que estas personas permanecen alojadas en dichos establecimientos durante meses, pese a que están destinados a detenciones transitorias, caracterizados también por falta de infraestructura y servicios básicos para garantizar condiciones de detención respetuosas de la dignidad humana.

La investigación

Por otra parte, el fiscal Miguel Varela continúa desarrollando la investigación del caso. Uno de los hallazgos más importantes que realizó es que el trágico motín fue el cuarto que realizaron las mujeres en la misma semana. Todas tuvieron la misma finalidad: ser trasladadas al penal de mujeres.

Otro dato relevante surgió de las pericias y del testimonio de la única detenida que sobrevivió (estaba ocupando otra celda). El incendio no se originó por ningún cortocircuito generado por la rotura de un foco, como se había informado en un primer momento. Se desató el fuego porque fueron las mismas víctimas prendieron fuego los colchones que tenían para dormir. Por ese motivo, el personal policial que estaba a cargo de su cuidado quedó en la mira.

Los familiares de las víctimas dijeron que las fallecidas sufrían todo tipo de maltrato porque se quejaban por sus condiciones de encierro y porque pretendían que las trasladen a la cárcel para que se cumpla con lo que disponen las leyes vigentes.

Comentarios