Alberto Lebbos celebró un fallo clave de la Corte provincial: "Con esto, Di Lella debe ir preso" - LA GACETA Tucumán

Alberto Lebbos celebró un fallo clave de la Corte provincial: "Con esto, Di Lella debe ir preso"

El máximo tribunal rechazó los recursos extraordinarios planteados por el ex secretario de Seguridad y por el ex jefe de Policía, Hugo Sánchez.

22 Sep 2021
3

EX SECRETARIO DE SEGURIDAD. Eduardo di Lella, tras el juicio oral por encubrimiento. Foto de Archivo / LA GACETA

Alberto Lebbos, padre de Paulina Lebbos, la estudiante asesinada en 2006, cuyo crimen fue encubierto por altos funcionarios del área de seguridad, celebró un fallo dictado por la Corte Suprema de Justicia de Tucumán (CSJT), a través del cual el alto tribunal rechazó los recursos federales planteados por dos de los condenados debido a las irregularidades comprobadas el caso: el ex secretario de Seguridad del Poder Ejecutivo, Eduardo Oscar Di Lella; y el ex jefe de Policía de Tucumán, Hugo Raúl Sánchez.

En un juicio oral que finalizó en febrero de 2019, una sala penal dictó una sentencia de seis años de prisión contra Di Lella y Sánchez; de cinco años y seis meses contra el ex subjefe de Policía, Nicolás Barrera; y de cinco años contra el ex comisario Héctor Brito.

"Barrera y Brito no apelaron, pero sí lo hicieron Sánchez y Di Lella. Después de dos años y medio, este fallo de la CSJT dejó firmes las sentencias. Les queda una instancia más, que es la queja extraordinaria ante la Corte de la Nación. Pero eso no suspende la ejecutoriedad de la pena", señaló Lebbos ante una consulta de LAGACETA.com.

El padre de Paulina destacó la relevancia de esta sentencia, que lleva las firmas de la presidenta de la Corte provincial, Claudia Sbdar; y de las juezas Stella Maris Arce y Wendy Kassar.

En concreto, las magistradas rechazaron los recursos extraordinarios federales planteados por las defensas de Di Lella y de Sánchez en contra de las penas dictadas en el juicio oral y público.

"Ahora, las prisiones preventivas tienen que hacerse efectivas. Y Eduardo Di Lella, que está libre, tiene que ir a la cárcel. Cuando lo condenaron se declaró enfermo, y estuvo en un sanatorio diciendo que tenía todos los males del mundo. Pero el día que le otorgaron la libertad, salió de la clínica y no se volvió a resfriar. Espero que no vuelva a hacer estos 'actings'", reclamó Lebbos.

Además, consideró importante que se revise los montos de los potenciales castigos por esta clase de delitos.

"La condena máxima para los encubridores es de seis años. es muy baja, y estamos hablando de hechos agravados por haber sido cometidos por funcionarios públicos. Hay que agravar estas penas, para que sean de cumplimiento efectivo", expresó el padre de Paulina, que es representado en este proceso por los abogados Emilio Mrad y Roberto Tejerizo.

ALBERTO LEBBOS. Comisión de Familiares de Víctimas de la Impunidad.

En ese sentido, lamentó que todos los ex funcionarios condenados por el caso "están en sus casas, porque se declaran enfermos". "Si fuesen un ciudadano común y corriente, estarían en prisión. En el penal hay gente con problemas de salud mucho más graves y, sin embargo, están en una celda. El problema de la impunidad es que no se cumplen las condenas, no hay sanciones, y más cuando se trata de estas personas", reflexionó el referente de la Comisión de Familiares de Víctimas de la Impunidad.

Por otro lado, insistió en que los ex funcionarios de Seguridad deberían ser trasladados a Villa Urquiza. "Di Lella tiene que ir a la cárcel. Estuvo protegido por (el ex gobernador José) Alperovich, pero ahora tiene que ir a la cárcel. Espero que, además, con esta sentencia firme, se avance en la investigación en contra de todas esas personas que dieron un falso testimonio en el juicio y que incumplieron con sus deberes como funcionario público", apuntó Lebbos.

El caso Lebbos

Paulina desapareció el 26 de febrero de 2006, luego de haber salido de un boliche ubicado en la zona del ex Abasto al que había ido a bailar con un grupo de compañeras de la carrera de Ciencias de la Comunicación de la UNT.

Sus restos fueron hallados 13 días después en la zona de Tapia, a la vera de la ruta provincial 341. 

A pesar del paso del tiempo y de haber probado que hubo encubridores en el área de Seguridad, la Justicia penal no determinó quién o quiénes mataron a la joven.

VÍCTIMA. Paulina Lebbos (22) fue asesinada en febrero de 2006. LA GACETA / JORGE OLMOS SGROSSO

Comentarios