“Mamá está más chiquita”, un musical para sentir y pensar - LA GACETA Tucumán

“Mamá está más chiquita”, un musical para sentir y pensar

Vuelo en V presenta una obra de Ignacio Olivera y Juan Pablo Schapira, con personajes que permiten la identificación del público.

05 Ago 2021
1

RUMBO AL ESCENARIO. Joel Alonso Q, Nuria Blasco, Adriana Miori, Melina Imhoff y Santiago Guaraz son el elenco.

Rita se enfrenta a un diagnóstico desolador. En poco tiempo más dejará solos a sus hijos, una adolescente rebelde de 16 años con su novio, y un joven de 18 años con retraso madurativo. Para prepararlos y aprender juntos a crecer en el dolor está también la tía Alicia.

Este es el eje a partir del cual gira “Mamá está más chiquita”, el musical dramático de Ignacio Olivera y Juan Pablo Schapira, que Vuelo en V estrenará esta noche en el teatro municipal Rosita Ávila, con la codirección de Viky Ibañez y Gabriel Ruiz y las actuaciones y canciones de Melina Imhoff (fue la coach vocal del elenco), Santiago Guaraz, Nuria Blasco, Joel Alonso Q y Adriana Miori. La música es original de Schapira.

“La historia transcurre entre la realidad y la fantasía. Mejor dicho, en una realidad intervenida y aumentada por la fantasía. Es que en una atmósfera espesa donde el diálogo abierto y franco es temido, la metáfora parece ser la forma más viable de enfrentar ciertas verdades”, reflexiona la directora para LA GACETA.

- ¿Cómo es Rita?

- Es una mamá demasiado presente, que en un momento recibe una noticia que pone en cuestión sus pretensiones de controlar y proteger el nido para toda la vida. Se está haciendo más chiquita, y tarde o temprano va a desaparecer. Es como todas las mamás con su amorosidad, sus exigencias y su protección.

- Esa situación límite genera cambios en la familia...

- Clara está cansada de los límites pero madura en el transcurso de la obra al darse cuenta que le toca crecer en este momento. Diego nos muestra desde el escenario cómo una persona con un retraso ve las cosas mucho mejor que los que “no tenemos discapacidad”, nos enseña que podemos aprender mucho más de lo que pensamos. Germán es el novio de Clara, un muchacho soñador y decidido a todo por amor, un artista que tiene que aprender a esperar el ritmo de la vida y a aceptar que las cosas no siempre son como uno las espera. A ellos se suma Alicia, que tiene la vida resuelta pero que de pronto ve su realidad modificada y recurre al auxilio de su familia, que está a miles de kilómetros, sin importar nada de lo que le espera. Es muy fácil identificarse con los personajes y con la historia de esta obra profunda, que nos pone frente a un espejo; allí está la vida, con lo inevitable, lo hermoso, la fuerza que nos hace gigantes a veces y chiquitos y desamparados otras. Nos interpela en cada escena, inclusive en los momentos cómicos.

- ¿La vida se compone de comedia y tragedia intercaladas?

- Definitivamente si. Además, Diego vive su realidad en la fantasía e invita a los otros a formar parte de ella para poder comunicarse, lo que genera situaciones muy graciosas y por momentos muy duras. En los últimos años su universo ha ido ganando lugar por sobre la crudeza del mundo real.

- ¿Cómo fueron la selección del elenco y los ensayos?

- El casting fue un proceso muy hermoso, tuvo tres etapas desde 2019 y se presentó una veintena de jóvenes talentosos de la provincia. Los ensayos fueron dificilísimos, a veces presenciales y otras on line, pero los disfrutamos. Nos supimos acomodar a pesar de estar atravesados por la pandemia y todo lo que eso conlleva, pero siempre con toda la pasión que el teatro requiere. Día a día y con mucho aprendizaje para todos para poder decir hoy que el teatro tucumano vuelve a cantar , a bailar y a emocionarse.

ESTRENO

• A las 20, en el teatro municipal Rosita Ávila (Las Piedras 1.550).

Comentarios