Hay 14 descendientes vivos de Da Vinci y solo uno sabía el parentesco - LA GACETA Tucumán

Hay 14 descendientes vivos de Da Vinci y solo uno sabía el parentesco

Resultados de un estudio genealógico realizado en Italia. La transmisión del cromosoma Y. Los más jóvenes son agrimensores u oficinistas. Las mujeres.

03 Ago 2021
1

AUTORRETRATO. Este dibujo con tiza roja que Da Vinci hizo de sí mismo es tomado de referencia en el estudio.

Comerciantes, artesanos, agrimensores, apasionados por volar y navegar son algunas de las profesiones y hobbies de los 14 descendientes directos vivos de Leonardo da Vinci, según un estudio sobre el árbol genealógico del genio florentino a lo largo de 690 años y durante 21 generaciones.

“Las mujeres están bien representadas en la base de datos llamada ‘GeniaDaVinci’ que estamos creando con todos los datos familiares. Sin embargo, el propósito era trazar un linaje masculino directo para identificar a los varones portadores del cromosoma Y, el único que permite un análisis científico preliminar”, explicaron a la agencia argentina Télam desde Italia los investigadores Alessandro Vezzosi y Agnese Sabato, luego de dar a conocer en la revista Human Evolution el resultado de 10 años de relevamientos. El objetivo es desentrañar los aspectos genéticos de su genialidad.

Los responsable son dos de los principales expertos en Da Vinci quienes se centraron en la comparación del cromosoma Y (permanece inalterable durante 25 generaciones) de los actuales parientes masculinos con el de sus antepasados en los cementerios, lo que permitiría verificar una línea familiar ininterrumpida y contribuiría a certificar el propio marcador en el artista del Renacimiento a través de tecnologías de biología molecular.

Se trata de una investigación en curso que se puede pensar como un “mapa genealógico en expansión” de los parientes de Da Vinci para reconstruir su genoma. Los resutados podrían esclarecer datos sobre su envejecimiento, sus peculiaridades como ser zurdo o su extraordinaria visión, y ayudaría a verificar la autenticidad de las obras de arte y de los materiales manipulados por el pintor, anatomista, botánico, científico, cocinero, inventor y urbanista.

La evidencia también permitiría determinar si los restos enterrados en el Castillo de Amboise, Francia, realmente pertenecen a Leonardo, quien tuvo 22 hermanastros pero no tuvo hijos. Y es justamente a partir de su medio hermano, Domenico (hijo de su padre Piero) que se reconstruye el mapa que por ahora alcanza a 225 individuos, entre ellos más de 50 descendientes directos por línea paterna, incluidos los 14 que todavía viven; de ellos, sólo uno sabía previamente esa vinculación, mientras que varios de ellos todavía viven en las ciudades vecinas a Vinci, en la Toscana italiana.

“Los descendientes vivos de Da Vinci tienen entre uno y 85 años, son todas personas de nacionalidad italiana. Los ancianos están jubilados y han tenido trabajos corrientes como oficinistas, comerciantes, artesanos. Los más jóvenes son todos oficinistas y dos de ellos son agrimensores. Uno era un apasionado de la aviación y la navegación, que inventó algunas patentes”, señalaron los expertos. Vezzosi es historiador del arte y fundador del Museo Ideale Leonardo da Vinci, y Sabato, historiadora, escritora y titular de la Asociación del Patrimonio de Leonardo Da Vinci.

“En el nuevo árbol genealógico global de los Da Vinci, hemos querido incluir los datos de todas las mujeres, que generalmente se pasan por alto tanto en los ‘Libros de Familia’ del siglo XIV, como en los árboles históricos. Y esto sucedía por varias razones: las hijas sólo excepcionalmente se convertían en herederas; se les entregaba una dote y, a menudo, se las excluía de los legados patrimoniales -precisa Sabato-. Además, las hermanas e hijas que se casaban se separaban de la familia de origen”.

La foto de una de las descendientes, Dina Vinci (generación XVII), exhibe sorprendentes afinidades morfológicas con un autorretrato del artista ya anciano.

Más pesquisas

Vezzosi aclaró que “hasta 2016 solo habíamos descubierto dos descendientes directos por línea masculina, uno de los cuales lamentablemente falleció en 2018; sin embargo, se seguirán investigando otras posibles ramificaciones”. “Los próximos pasos son colaborar activamente con el Departamento de Biología de la Universidad de Florencia dentro del Proyecto ADN Leonardo Da Vinci (dirigido por Jesse Ausubel, de la Universidad Rockefeller de Nueva York) para analizar a los descendientes vivos, y posiblemente de algunos de los enterramientos de Vinci. El objetivo es tratar de identificar elementos genéticos útiles para explorar las razones de su genialidad”, agregó.

Los especialistas estuvieron en la Argentina en 2019, cuando participaron en conferencias acerca de los 500 años de la muerte del creador. En ese momento, se conectaron con el descendiente del ingeniero Enrique Butty, reconocido matemático nacional, quien les refirió sobre un relato familiar que los conectaría con Da Vinci. “De momento no hay rastro de su bisabuelo. E incluso en el caso casi improbable de que fuera descendiente de Caterina (la madre de Leonardo) y de su marido Antonio di Piero di Andrea di Giovanni Buti, no sería suficiente para la genética: sería necesario encontrar primero el vínculo histórico y luego rastrear los restos de Francesco (hermano de Leonardo por parte de madre), lo que es casi imposible”, lo descartó Sabato.

Comentarios