Las vacaciones se instalaron en El Cadillal - LA GACETA Tucumán

Las vacaciones se instalaron en El Cadillal

Para los que se quedan en la provincia y para los que vienen de visita, la villa náutica ubicada a 20 minutos de la ciudad deslumbra con opciones y atardeceres espectaculares.

21 Jul 2021 Por Julio Marengo

¿El comentario? “No puede ser que esto haya quedado así”. Las vacaciones de invierno, para los que se han quedado en Tucumán y para los que vienen de visita, han llegado con una sorpresa difícil de dimensionar para quienes tienen el recuerdo de lo que era hace algunos años El Cadillal.

La villa náutica está renovada por completo, con opciones para toda hora: paseos en catamarán, en kayak, las aerosillas, alquiler de bicicletas, el nuevo bar Puerto A con opciones gourmet y El Faro con minutas, siempre con vista al lago y atardeceres imperdibles.

LISTOS PARA LA AVENTURA. Nahuel Saravia (de chaleco rojo) con su familia, por salir en kayak.

Nahuel Saravia es tucumano, tiene 22 años y vino de visita, después de una década, para reencontrarse con su familia de la provincia. En uno de los muelles practicaba los primeros pasos para subirse al kayak con su familia, en un paseo inesperado. “Vine hace mucho, es cierto, pero esto era otra cosa, no había nada de nada”, describe fascinado antes de ajustarse el chaleco y meterse en el agua con rumbo al sol que divide el dique en dos partes.

El Día del Amigo, las vacaciones de invierno y un clima perfecto hicieron el combo para que El Cadillal brillara ayer, aunque es algo que se viene sosteniendo desde que terminaron las refacciones y habilitaron las visitas con fines turísticos, antes limitadas por la pandemia. “El domingo vino muchísima gente, pero no como era antes, que la gente venía a hacer escándalo y a tomar en exceso. Vemos que se están portando bastante bien”, celebra Marcela Olea, mamá de Guadalupe Caram, una joven emprendedora y estudiante de ingeniería que tiene a su cargo el bar El Faro. “Es mi primer trabajo y si bien estoy segura de que lo mío son las ciencias exactas, trabajar en un lugar así es un placer”, dice Guada, mirando el espejo de agua y las embarcaciones.

LA JEFA Y EL EQUIPO. Guadalupe tiene 20 años y con ayuda de su familia y de su novio gestiona uno de los bares.

No es imprescindible ir a El Cadillal con espíritu de consumo ni de grandes gastos. Sentarse en una piedra a contemplar el paisaje o a compartir unos mates es también un plan para pasar el día. Esa fue la actividad que hicieron Juan Manuel Sexto (41 años) y Mateo, su hijo, de 16. Viven en Mar del Plata pero salieron a recorrer el norte por las vacaciones, y la parada de ayer fue El Cadillal, a no hacer más nada que relajarse y compartir un momento. “Vine cuando tenía 13 años, esto no era nada que ver con lo que es ahora”, apunta Juan Manuel.

EL ANFITEATRO. Renovado, el anfiteatro sigue siendo un de los centros de reunión de las visitas.

Un dato: el Ente de Turismo ofrece salidas gratis los días 22, 23, 27, 29 y 30 de julio, y 6, 7, 13, 14, 20, 21, 27 y 28 de agosto, siempre a las 11 de la mañana desde la esquina de 24 de Septiembre y 25 de Mayo.

Comentarios