Van por todo: Manzur arremete y Jaldo no se baja - LA GACETA Tucumán

Van por todo: Manzur arremete y Jaldo no se baja

18 Jul 2021 Por Gabriela Baigorrí
1

Estos son días de definiciones para el futuro de gran parte de la dirigencia provincial. El nerviosismo, las expectativas y la incertidumbre se traslucen en las charlas de café y en los pasillos del poder. Las elecciones de medio término para renovar parcialmente el Congreso están sazonadas en esta oportunidad por el quiebre del oficialismo. La temprana pelea entre el gobernador Juan Manzur y el vicegobernador Osvaldo Jaldo por la sucesión en 2023 puso en ebullición el ambiente político. Referentes de todas las vertientes peronistas avizoran una contienda nacional particularmente competitiva y consideran se dirimirá en el territorio y con el “aparato”. Advierten que hasta el sábado todo puede suceder y que esta semana habrá movimientos y jugadas para medir fuerzas.

El fin de semana próximo vence el plazo establecido por el cronograma electoral para la presentación de las listas de precandidatos y, en simultáneo, comienza la campaña electoral para las Primarias del 12 de septiembre.

Un pase alentador

En la Casa de Gobierno celebraron la vuelta del legislador Carlos “Cacho” Gómez a su facción. Vuelta porque el parlamentario era un hombre del Ministerio del Interior y consideraban que había sido “robado” por el jaldismo. Trascendió que Gómez ya venía dando señales de que no estaba cómodo confrontando al Ejecutivo y que le habrían ofrecido apoyar su posible candidatura a la intendencia de Simoca en los próximos comicios provinciales. El pase entusiasmó al entorno de Manzur y los teléfonos de algunos legisladores de ambas veredas ardieron. En los despachos oficiales hacían cuentas y sostenían que otros parlamentarios del bloque Justicialista de Todos estaban dispuestos a dialogar. El objetivo, confiesan, sería “desarmar” a Jaldo lo más posible. De todas maneras, cerca del mandatario están convencidos de que el vicegobernador terminará desistiendo de competir en la interna. Especulan con que no cuenta con los recursos suficientes como para hacerle sombra al aparato oficialista ¿A qué se refieren con aparato? Nada menos que al dinero y los recursos que se destinan para la campaña ¿De cuánto se habla? De entre $500 y $800 millones.

Afirman que Manzur no escatimará en esfuerzos y recuerdan que para el acto en el Hipódromo habría viajado especialmente a Buenos Aires para lograr la participación del Presidente, Alberto Fernández, y del ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro. Afirman que eso sólo es una muestra.

La lista de senadores estaría definida (la encabezarían el diputado Pablo Yedlin y la legisladora Sandra Mendoza), pero la de diputados aún no. El oficialismo, sin embargo, ya prepara el acto de lanzamiento, que podría ser en un municipio del interior.

¿Habrá un espacio “salible” para el jaldismo en una posible lista de unidad? Los que están cerca de Manzur dicen que no y que el diálogo está cerrado ¿Cuántas bancas estima cosechar el oficialismo? Al menos dos para la Cámara Baja y las dos de la fuerza mayoritaria en la Alta. Mientras, se esperan los pedidos de la Nación y surgieron algunos nombres entre los que se encuentran Sara Assán, Alejandro Melo, Jesús Salim y Marcelo Santillán. Lo que se espera es que sea un lugar en cada nómina.

En la Legislatura analizan las posibilidades y siguen de cerca a sus contendientes. La única certeza que sostienen es que participarán de las elecciones. Quienes rodean al titular de la Cámara afirman que lo ven convencido y que no se bajará de la competencia.

El jaldismo aún aspira a la unidad del PJ y a poder incluir a la diputada Gladys Medina -su mandato vence este año- como representante entre los postulantes de Manzur. Consideran que esto depende de un llamado de Buenos Aires. Tienen la información de que ya hubo, pero que no se llegó a buen puerto porque el espacio que le pretenderían ceder a Medina no sería de los principales. En el caso de que eso no suceda, ya anunciaron que Medina iría a la cabeza para Diputados y el parlamentario por el oeste, Antonio Ruiz Olivares, para Senadores.

La “pérdida” de Gómez no sorprendió entre sus ahora ex compañeros de bloque. Tampoco les asusta si hay alguna que otra fuga más: sostienen que cuentan con otros recursos para que esto no implique una pérdida de poder en el recinto. Qué lectura hacen de lo de Gómez: un signo de inseguridad de Manzur.

Desacuerdo opositor

Tras la conformación de Juntos por el Cambio, en el radicalismo hubo un último intento por alcanzar un acuerdo para que las figuras del partido pudieran ir en una sola lista. Las tratativas se dieron en una reunión de la que participaron Silvia Elías, José Cano, Roberto Sánchez, Mariano Campero y Sebastián Murga. El diputado Cano habría expresado la voluntad de negociar para ir juntos a las urnas. Trascendió que Campero habría estado cerca de optar por la idea, pero que no así Sánchez.

La respuesta al ofrecimiento, que incluía discutir espacios en las nóminas, llegó el viernes. Los intendentes lanzaron sus postulaciones: Campero competirá para el Senado y Sánchez para Diputados.

En el Municipio, estas novedades fueron seguidas de cerca porque esperaban una resolución de la interna de la UCR. Si bien el líder del PJS, Germán Alfaro, viene trabajando con el PRO, en ese espacio no cerraban la puerta para incorporarse o incorporar a más dirigentes. Si algo viene quedando claro es que probablemente, por las estrategias que vienen mostrando, hasta último momento no se sabrá cómo jugará ese armado opositor.

Comentarios