A pesar de las tensiones, nadie habla de retirarse de JxC - LA GACETA Tucumán

A pesar de las tensiones, nadie habla de retirarse de JxC

El radicalismo quedó sacudido por el intento que hubo de “gambetearlo” en el armado del frente opositor. El PJS se desentiende y dice que se trata de una interna entre el PRO y la UCR.

09 Jul 2021 Por Martín Soto
2

ARGAÑARAZ. El interventor y edil capitalino dijo que “al radicalismo no lo pone de rodilla nadie”.

Hacia afuera, la Unión Cívica Radical (UCR) fijó una postura clara pero mesurada e invitó a mirar hacia adelante. Puertas adentro, en cambio, todo está en ebullición, los teléfonos arden y sobra la indignación. “Nos quisieron pasar por encima”, interpretaron internamente.

El aparente intento de formalizar el frente Juntos por el Cambio (JxC) en Tucumán “gambeteando” al radicalismo cayó pésimo. Y, a su vez, fue una cachetada de realidad: mientras su atención está concentrada en dirimir los conflictos internos, alrededor pasan cosas que no se pueden desatender, mucho menos en un año electoral.

Ante los micrófonos, algunos radicales definieron como “rareza” o “paso en falso” el movimiento que intentaron dar el Partido por la Justicia Social (PJS), que lidera Germán Alfaro; el PRO, que conduce Ramiro Beti; y la Democracia Cristiana, representada por José Manuel Páez, de intentar lanzar JxC sin la UCR. Pero en off, hay quienes reconocen que lo sucedido fue un contundente aviso de alerta: no hay que dormirse.

Dirigentes de distintos sectores de la UCR explicaron que el sacudón que hubo en el partido fue tan grande que en las últimas horas se profundizaron las conversaciones entre el diputado José Cano y la senadora Silvia Elías de Pérez, con los intendentes Mariano Campero (Yerba Buena), Roberto Sánchez (Concepción) y Sebastián Salazar (Bella Vista). Ante una amenaza externa, el radicalismo intentará limar las asperezas para ir con lista unificada a las PASO. “Todo puede pasar”, dijeron.

Según trascendió, Cano aspiraría a encabezar la lista para el Senado y Elías de Pérez, entonces, la de Diputados. “Se juegan sus trabajos”, analizó un joven correligionario. A su vez, una rama radical impulsa al ex piloto de rally para liderar la nómina de candidatos a la Cámara Alta, lo cual sería determinante para las aspiraciones para 2023.

Los que quedaron especialmente bajo la lupa de los radicales fueron Alfaro y el PJS. En ese partido dijeron que prefieren no hacer declaraciones para no agitar más las aguas. De todos modos, se desentendieron de la maniobra y afirmaron que se trata de un capítulo local de la interna nacional entre el PRO y la UCR. A su vez, consideraron que los radicales los miran con mucho recelo por haberlos salteado y cerrar su incorporación en Buenos Aires, con el propio Horacio Rodríguez Larreta (jefe de Gobierno porteño). “Les hemos pateado el tablero”, subrayaron.

Está previsto que hoy haya un encuentro interno de la UCR para intentar avanzar con un acuerdo y para pulir la postura que tendrá el partido en la mesa mañana de JxC (ver aparte).

La UCR nacional resolvió prorrogar hasta el 31 de diciembre la intervención del partido en Tucumán (había vencido el 30 de junio). El concejal capitalino José “Lucho” Argañaraz continúa como interventor, pero adjuntó en el cargo a Pablo Macchiarola, secretario de Gobierno de Campero. Ambos dialogaron con LG PLAY sobre lo sucedido en JxC, y se expresaron tajantes pero conciliadores. “Era inconcebible que el partido que más dio quede afuera de un frente electoral. Aquí ha pasado algo raro, pero puedo asegurar que al radicalismo no lo pone de rodilla nadie”, lanzó el edil.

El yerbabuenense, en tanto, dijo que era disparatado dejar afuera a la UCR. “Es la columna vertebral; tiene los dirigentes con mayor potencial electoral en la provincia. Me parece a destiempo lo que se hizo, pretendiendo que la UCR entrara como furgón de cola. La UCR nunca fue furgón de cola”, remarcó.

Reunión en Yerba Buena: mañana definirán la letra chica del frente

Con un clima aún caldeado, presidentes y apoderados de los partidos que conformarán Juntos por el Cambio (JxC) se reunirán mañana en Yerba Buena para acordar la letra chica del acta constitutiva. Entre otros temas a definir están el nombre que llevará el frente opositor en Tucumán. La intención del radicalismo es que se sostenga el mismo nombre que a nivel nacional para usarlo de anclaje. También se deben fijar los apoderados de la alianza, qué sistema se usará para el armado de las listas para noviembre, entre otras cuestiones. Hay dos interrogantes dando vuelta: por un lado, si allí se definirá de modo formal qué sucederá con Fuerza Republicana. Todo apunta a que no ingresará. La otra duda que tenían en la UCR es si Alfaro asistirá al encuentro de mañana. En el PJS lo dieron por descartado.

Comentarios