“Al momento de tocar, los músicos no tenemos edad” - LA GACETA Tucumán

“Al momento de tocar, los músicos no tenemos edad”

Alejandro Medina, emblema del rock nacional, cuestionó la producción de Netflix “Rompan todo”. “No se cuenta la historia”, dijo.

11 Jun 2021
1

EXMANAL. Alejandro Medina está desde los orígenes del rock.

Es un testimonio vivo del rock nacional y lo sabe. Alejandro Medina es un sobreviviente de la historia de la música argentina desde los 60, cuando fundó Manal con Claudio Gabis y Javier Martínez, para nunca dejar su bajo arrumbado en ningún rincón. Pasó por Billy Bond y La Pesada del Rock and Roll, Pappo’s Blues y Aeroblus y recaló en su proyecto solista, para protagonizar en sus cuerdas el trayecto recorrido por el género en el país.

Esta noche, desde las 21 y por la plataforma Nube Cultural, el músico dará un recital por streaming con una veintena de temas de todas las etapas que pasó, ya que a sus 71 años niega que haya barreras: “Yo puedo tocar con cualquier persona, de cualquier generación porque al momento de tocar, los músicos no tenemos edad”. “Mi padre fue músico, mis hijos son músicos. Yo era chico y tocaba la trompeta. Ahora tengo un nieto de meses que lo acercamos al piano, toca las teclas y escucha el sonido. Si estás en el reino musical, no importa la edad”, agregó.

Para demostrarlo, actuará con su grupo Medinight Band, integrado por los guitarristas Juan Cavalli, Ignacio Rodríguez y Pablo Savini, el baterista Diego Toledo y la cantante Lola Medina. “Es la máxima felicidad que tengo”, señaló refiriéndose al show para el que prometió un sonido “descarnado, visceral y con mucha pasión”. El respaso incluirá canciones de sus discos “Hoy no es ayer”, “De qué sirve la vida” y “Yo soy” y de las bandas que integró. Quienes compren las entradas podrán disfrutar el recital por una semana.

Se sabe con autoridad para ser lapidario y la ejerce. “Se está contando mal la historia del rock argentino. No se la cuenta, directamente. Y lo poco que se cuenta es malo”, afirmó en una entrevista con la agencia Télam en la que cuestionó el documental “Rompan todo”, disponible en Netflix: “fue algo comercial armado por los mexicanos; decían pavadas y ponían al rock mexicano a la altura del argentino cuando no se puede comparar”. “Ellos cantaban canciones traducidas, como ‘Popotitos’. No puede ser que se hayan olvidado de tantas bandas importantes. Fue un golpe equivocado. Yo lo admiro, lo quiero y lo respeto a Gustavo (Santaolalla, quien estuvo detrás de la propuesta), pero eso no me gustó. Es como que nos despreció”, lamentó.

Sólo rescató que los testimonios dados en pantalla sirvieran “para que la gente se dé cuenta cómo son las cosas”, al tiempo que reivindicó a Moris como el artista que enseñó a hacer música en español hace seis décadas.

Surgido en míticos bares como La Cueva y en la presencialidad más firme de sus seguidores, interpreta el desplazamiento a la virtualidad del streaming como “una forma de poder trabajar y de tocar; hasta ahora había dos formas: en un boliche de 200 personas, que los ves a todos; y en un teatro lleno de luces, que no ves a nadie pero sabés que todos están ahí. Ahora hay que tocar así y es un poco difícil, pero una vez que arranco, ya no paro. Ya volverán esos tiempos de compartir zapadas”.

“Siempre los primeros en caer en las crisis económicas son los músicos. Yo ya tuve mi propia pandemia, cuando me trasplantaron el hígado (en la Navidad de 2017), que estuve mucho tiempo encerrado y sin poder tocar. Nunca tuve la suerte de tener un empresario que ponga plata, siempre la remé, siempre fui under, pero nunca me faltó el trabajo”, concluyó.

Comentarios