El carnet les durará menos a los infractores - LA GACETA Tucumán

El carnet les durará menos a los infractores

En casos de contravenciones graves o más de cinco leves, la renovación podría ser sólo por un año. Curso de reeducación vial.

09 Abr 2021
1

MÁS EXIGENCIAS. Las violaciones a la ley serán penadas en la entrega de la licencia de conducir, en la capital.

En dialogo con LG Play, el subsecretario de tránsito y transporte de la Municipalidad capitalina, Enrique Romero, adelantó modificaciones en la vigencia de la licencia de conducir. A partir de ahora, el periodo de duración del carnet se reducirá según la cantidad de infracciones y la gravedad de cada una de ellas.

El funcionario explicó que los últimos años se labró un promedio de 100.000 actas de infracción por año. “Si bien han venido bajando, hemos detectado que (los conductores) siguen sin entender demasiado. Hay una patología social, un desdén despectivo por las normas”, afirmó. Por esta razón se realizó un estudio a una muestra de 1.500 conductores (de autos y de motos) que arrojó resultados alarmantes: violan la luz roja el 27% de los automovilistas y el 100% de los motociclistas. Estos últimos lo hacen hasta siete veces consecutivas en el mismo recorrido.

“Esta estadística nos dice que algo no está funcionando o que la gente no entiende”, aseveró Romero. A partir de ahí -sigue- lo que se hizo fue reducir el periodo de vigencia de la licencia de conducir de cinco a tres años al ciudadano que posea de una a cinco infracciones leves (doble fila, obstrucción de garajes o estacionar en zonas prohibidas). Además, estos deberán hacer, aunque se trate de una renovación, duplicado o ampliación de categoría, el curso de conducción online de la Agencia Nacional de Seguridad Vial y, obviamente, pasar por el examen oftalmológico, psicológico y clínico.

Aquellos conductores que registren más de cinco infracciones leves al momento de realizar la renovación, sólo podrán actualizar el carnet por un año. “Y van a tener que hacer un curso de reeducación vial, que es de casi dos días, y una evaluación neuropsicológica, para ver cómo está funcionando esa cabecita”, agrega.

Emociones violentas

“La evaluación neuropsicológica toma en cuenta la funcionalidad del cerebro desde el punto de vista biológico y psicológico, el funcionamiento de la memoria, la percepción, la atención, el pensamiento, el razonamiento, las emociones violentas, el control de las emociones, etcétera. Esa es la evaluación, un poquito más intensa que la que se le hace a cualquier conductor”, advirtió.

Para quienes cometan infracciones graves como violar la luz roja, doblar en u o retornar por una avenida o circular hablando por celular, la renovación de la licencia también se actualizará sólo por un año y deberán realizar el curso y la evaluación neuropsicológica.

Quienes registren lo que el funcionario denomina “infracciones gravísimas” (conducir alcoholizado o narcotizado, por ejemplo), la metodología es la misma.

En el caso de los adultos mayores, de entre 66 y 70 años, anteriormente correspondía sólo renovación por tres años. Esto también se modificó: “se les va a dar solamente por un año si tienen de una a cinco infracciones de cualquier tipo”, acota Romero.

Al ser consultado por “Buen Día” sobre cómo se contarán las infracciones, el subsecretario de transporte capitalino ejemplificó: “suponete que saqués la licencia de conducir ahora y por tu edad te correspondan cinco años y hayás pasado bien todas las evaluaciones. Dentro de cinco años vas a sacar la licencia y te van a decir cuántas infracciones tenés, de qué tipo son y ahí deciden por cuánto tiempo (se renueva)”.

En relación con las multas, alertó: “cuando el infractor esté ausente, el titular del auto termina pagando las consecuencias”. Entonces, si el vehículo está a nombre de una persona pero la transgresión es cometida por un familiar, que en el momento de la infracción está ausente, el perjudicado será el titular.

La cuestión de las coimas

Romero comentó que el relevamiento también arrojó que casi el 34% de los conductores estaba dispuesto a pagar coimas, un 40% no sabe y sólo un 27% no estaba dispuesto a abonar nada.

En una coima hay tres actores: dos son el corruptor y el corrompido, y (el otro es) el acto mismo de la corrupción. Nosotros hemos puesto 12 compañeros en disponibilidad y tres están con denuncia penal. Tenemos muy buen personal y, como en todas partes, lo hay buenos y malos. Lo malo hemos tratado de irlo erradicando, de modo que hay una corrección de costumbres”, aseveró.

Destacó que puede suceder que el ciudadano tenga expresa voluntad de coimear cuando se mueve con una tarjeta vencida o no es el titular del auto y ofrece coima, y que luego de pagarla, el conductor se acerque a quejarse. “Lo primero que le digo es que es un corrupto, porque no debería ni haber pagado ni haber coimeado. Y el inspector es otro corrupto; veo dónde fue eso, a qué hora y traigo al inspector de la oreja. El hombre lo reconoce, se toman las actuaciones debidas en cuanto al personal que se ha prestado al hecho doloso y el otro (el conductor) se tiene que ir con la cabeza baja, porque le digo ‘si hago una denuncia penal, los tengo que denunciar a los dos’”, concluyó.

Comentarios