Sin vacunas y con paros docentes, los chicos tucumanos vuelven a las aulas - LA GACETA Tucumán

Sin vacunas y con paros docentes, los chicos tucumanos vuelven a las aulas

Hoy regresan los alumnos de jardín y de primaria. El Gobierno amenaza con descontar el día a los que hagan huelga.

01 Mar 2021 Por Magena Valentié
2

LAMENTABLE. El estado en que quedó una de las aulas de la escuela Capitán de los Andes,tras el último robo, de los muchos que sufrió. la gaceta / fotos de Ines Quinteros Orio

Al cabo de un año de escuelas sumergidas en la virtualidad, hoy la actividad presencial vuelve a emerger. Es un proceso lento, escalonado, cuidado y con alternancia para evitar contagios. Tucumán, junto a otras 12 provincias, pondrán en marcha el ciclo lectivo 2021. Comenzarán por ciclos y niveles: hoy será el turno del nivel inicial y el primario; y el próximo lunes, del secundario.

Todo se hará bajo estricto protocolo diseñado a nivel nacional, adaptado por Tucumán y acomodado a cada escuela. Los ministerios de Salud y Educación trabajaron en forma estrecha. Más de 2.000 docentes vigías tendrán la función de controlar que se cumpla el protocolo en cada establecimiento. Pero no todos los locales podrán volver a la presencialidad; algunos continúan con obras de refacción y por eso comenzarán las clases en forma virtual.

Los alumnos ingresarán a las escuelas por grupos, con turnos de 15 minutos de diferencia para evitar aglomeraciones. Lo mismo será a la salida. A la entrada se tomará la temperatura a los chicos (los familiares no podrán entrar) y se sanitizarán manos y suelas de zapatos. En el interior los chicos se sentarán distantes un metro y medio, unos de otros.

Claro que todo podría complicarse a causa del paro dispuesto por la Mesa de Coordinación de la Unidad Docente (para hoy y mañana) y por Sadop (para hoy). Los docentes que integran estos espacios no están de acuerdo con el resultado de la paritaria, que determinó un aumento del 30% para el sector. Desde el Ministerio de Educación tratan de disuadir a los manifestantes con pedidos de informes a los directores sobre los docentes que no concurran a clase ni hoy ni mañana, a excepción del personal acogido a la dispensa especial para grupos de riesgo. A los ausentes se les descontará el día, amenazan dos circulares, de niveles primario y secundario, respectivamente. Los convocantes respondieron que recurrirán a la Justicia invocando el artículo 14 bis de la Constitución Nacional.

TECHO ROTO. El dinero del aprestamiento no alcanza para los arreglos.

El paro no es avalado por ninguno de los sindicatos que integran el Frente Gremial Docente (ATEP, APEM y AMET), salvo por UDT, pero la mayoría no es de ese gremio. ATEP insiste en que el acuerdo es bueno: “representa un incremento del 54,4% al básico, con una cláusula de monitoreo. La paritaria nacional sumará un adicional del 4,55% al cargo testigo”. Sin embargo, hasta ayer, muchos docentes habían anticipado a los directores su adhesión a la huelga. Hoy se develará el verdadero alcance del descontento.

Robos y escasez de fondos

Dos males que sufren las escuelas públicas

La falta de presupuesto para el mantenimiento de los edificios escolares y los constantes robos son una constante en Tucumán. En un recorrido por los locales, LA GACETA se detuvo en la escuela Delfín Jijena, de Julio Presbich 618, en barrio Lola Mora, y en la Capitán de los Andes, de Alsina 4700, barrio San Martín. Ambas son ejemplo de esta situación. La primera exhibe el desaliño propio de un establecimiento con serias carencias económicas para realizar el mantenimiento integral que se necesita, luego de un año de permanecer cerrada a causa de la pandemia. Los fondos de aprestamiento del Estado no son suficientes, sobre todo para reparaciones de infraestructura. La escuela Capitán de los Andes sufre robos en forma constante. Decenas de veces delincuentes irrumpieron en el establecimiento para robar lo que encontraron: computadoras, tablets, equipos de música, modems de wifi, impresoras, utensilios de cocina y artículos varios. Incluso rompieron puertas y ventanas, techos, rejas y baños. La parte más dañada es un aula donde los delincuentes entraron destrozando la puerta y, como no encontraron nada de valor, vandalizaron el lugar. Rompieron el ventilador y las chapas del techo,   forzaron los gabinetes y destrozaron los muebles que únicamente contenían libros. Según los auxiliares de la escuela fueron incontables los robos en 2020 y este año los delincuentes ingresaron en tres ocasiones. (Producción: Santiago Robles)


Comentarios