Se acerca el día más esperado para el rugby - LA GACETA Tucumán

Se acerca el día más esperado para el rugby

En la URT y en los clubes esperan que la situación siga estable para poder volver a jugar.

22 Feb 2021
1

Dentro de exactamente una semana -siempre que la curva de contagios se mantenga con valores estables hasta entonces- habrá autorización oficial para volver a jugar rugby (partidos amistosos o de práctica). Será el final de una espera mucho más larga y angustiante de lo que se pensaba a esta altura del año pasado, cuando la amenaza del coronavirus todavía parecía lejana y relativa. Más tratándose Tucumán de una tierra en la que se respira rugby.

De esta manera, será viable que el Anual Tucumano (que este año por las limitaciones de la pandemia reemplazará al Regional como plato principal de la temporada) comience efectivamente el fin de semana del 27 de marzo, como estaba previsto en el calendario tentativo que pergeñó la URT. No obstante, en esa planificación hay varios eventos de pretemporada que funcionarán a modo de entremés, como el torneo “Mocho Palou” en Natación (previsto en principio para el 5 y 6 de marzo), el Apertura en Bajo Hondo (sábado 6 de marzo) y la Copa de Clubes Fundadores en Cardenales (20 de marzo, última parada antes del inicio del Anual). Eso sin perjuicio de los amistosos preparatorios que se acuerden entre los clubes que no participen de esos torneos.

Los clubes de Ascenso también iniciarán su propio Anual a partir del 27 de marzo, aunque a diferencia del de Primera, el fixture se dará a conocer recién esta semana. Hasta entonces, la intención es que el regreso se haga de manera escalonada y progresiva, a fin de minimizar el impacto después de una inactividad tan larga.

Llenar el vacío

“Estoy acostumbrado a jugar desde que tenía seis años, y la única vez que paré fue cuando me lesioné. Fue un año bastante raro, en el sentido de que pareciera que te falta algo”, describió Joaquín López Islas, de Lawn Tennis. “Mucha gente suplió ese vacío con otros deportes. Yo por mi parte me dediqué a hacer trail, que es correr sobre montaña. Ocupé bastante tiempo con eso, con pesas o salir a correr, pero no es lo mismo. Porque el rugby conlleva otras cosas que no se reemplazan: el grupo de amigos, la forma de entrenarse, el juego mismo, compartir el tercer tiempo...es todo un trasfondo”, advirtió López Islas.

“La verdad, fue raro”, coincidió Isaías Montoya Belloto, de Huirapuca. “Nos tocó salirnos de la rutina de entrenarnos siempre pensando en el partido del fin de semana. Cuando hubo que parar, con el grupo nos juntábamos a las 6 de la mañana para los entrenamientos virtuales, pensando que íbamos a volver en julio o agosto. Ahora estamos en la parte fuerte de la pretemporada, con el objetivo de llegar en plena forma al torneo. Estar bien preparado es la mejor forma de disfrutar el rugby”, resumió Montoya Belloto.

Sin embargo, el de Concepción rescata un aspecto positivo: “nos sirvió para enfocarnos en otras cosas. Para pensar y crecer en otros aspectos. A mí por ejemplo me sirvió para la facultad. Sin rugby, tenía más horas para dedicarle al estudio”.

Por supuesto, la ansiedad por volver a jugar se hace difícil de sostener. “Para todos es una alegría inmensa. Esperamos que todo salga bien para poder empezar. En mi caso, más que querer, necesito jugar”, enfatizó López Islas.

En aumento

Una de las preocupaciones - no sólo de la URT sino de todas las uniones- es la del impacto que un año de inactividad tendrá en la población de jugadores. En la UAR se estima que hay un 30% menos de asistencia a los entrenamientos a nivel nacional. Sin embargo, en Tucumán la noticia de que la competencia se habilitará en breve hizo subir las acciones.

De acuerdo a un relevamiento que hizo la URT en las últimas semanas, el número de jugadores que asistió a los entrenamientos fue aumentando progresivamente, por lo que se espera que el impacto finalmente no sea tan profundo. Los más numerosos fueron, previsiblemente, Tucumán Rugby y Universitario, que a partir de la tercera semana de relevamiento contabilizaron casi 80 jugadores. Otros como Lawn Tennis y Natación rondaron los 70. El mismo relevamiento comenzará a hacerse esta semana con los clubes del Ascenso.

“La posibilidad de volver en una semana es una gran alegría. Espero que los tucumanos seamos responsables para que la situación se mantega estable y poder comenzar”, espera el presidente de la URT, Marcelo Corbalán Costilla.

Comentarios