El frío y la falta de agua abruman más que la covid - LA GACETA Tucumán

El frío y la falta de agua abruman más que la covid

Casi dos docenas de muertos produjeron las tormentas en Texas. Algunos hospitales debieron trasladar sus pacientes a otros lugares.

21 Feb 2021

HOUSTON.- Como consecuencias de una tormenta invernal paralizante, más de 14 millones de texanos tuvieron que soportar la interrupción del servicio de agua, lo que dejó a muchos añorando una ducha caliente justo cuando la red eléctrica del Estado volvió a la vida después de cinco días de apagones.

Todas las plantas de energía de Texas volvieron a activarse, aunque más de 195.000 hogares permanecieron sin electricidad el viernes por la mañana, y los residentes de 160 de los 254 condados sufrieron interrupciones en el servicio de agua, según la Comisión de Calidad Ambiental de Texas.

Casi dos docenas de muertes se han atribuido a la ola de frío. Los funcionarios sospechan que muchos más han muerto, pero los cuerpos no han sido descubiertos. Se espera que una tendencia al calentamiento alivie parte de la presión sobre la región durante el fin de semana, advirtió el Servicio Meteorológico.

“Una noche más de temperaturas bajo cero en algunas áreas, luego se espera una suba de la temperatura”, consignó en Twitter la oficina del servicio meteorológico de Houston.

El clima frío y la nieve han paralizado a Texas desde el domingo pasado, cerrando gran parte de la red eléctrica del Estado y congelando las tuberías y vías fluviales. Las comunidades en todo el Estado quedaron privadas de agua u obligadas a hervirla por seguridad.

El lunes pasado fue el tercer día más frío desde que se registra la temperatura, según el climatólogo del estado de Texas John Nielsen-Gammon. Ese mismo día, los registros en Austin -la capital del Estado- cayeron por debajo de los alcanzados en algunas zonas de la lejana e inhóspita Alaska.

Hervir el agua potable

Los hospitales de algunas zonas más afectadas se quedaron sin agua y trasladaron a los pacientes a otros lugares. A millones de personas se les ordenó hervir el agua potable después de que las plantas de tratamiento perdieran energía, lo que podía permitir la proliferación de bacterias dañinas. Dos hospitales comunitarios que forman parte del sistema Metodista de Houston, la ciudad más grande de Texas, apelaron a la creatividad cuando se cortó el suministro de agua durante la semana, apuntó la directora de Relaciones Públicas, Stefanie Asin. Se apeló a la ducha de una casa rodante para el personal exhausto, y se desplegaron cubos de ropa para recolectar el agua de lluvia y así descargar los inodoros.

La doctora Natasha Kathuria y algunos otros médicos en Texas revelaron que nunca habían sufrido una semana más angustiante. “Estamos abrumados, mucho más de lo que hemos estado con la covid-19”, dijo Kathuria, quien trabaja en varias salas de emergencia del área de Austin. “Esta falla del sistema nos ha sacudido por completo en nuestro trabajo y en nuestros propios hogares”, acotó.

En Houston se abrió una distribución masiva de agua embotellada en el estadio Delmar, informó la Oficina de Manejo de Emergencias de la ciudad. Alrededor del mediodía, la fila de autos que esperaban para ingresar al estadio se extendía por al menos media milla, sostuvo un oficial de policía.

Hablando en el sitio de distribución del estadio, el alcalde de Houston, Sylvester Turner, dijo que la ciudad tenía como objetivo distribuir más de un millón de botellas de agua a sus residentes el viernes y que otra distribución masiva se llevaría a cabo ayer. (Reuters)

Comentarios