El legado envenenado de Donald Trump - LA GACETA Tucumán

El legado envenenado de Donald Trump

Por César Chelala, desde Nueva York.

10 Ene 2021
1

IMPEDIMENTO. El vicepresidente Mike Pence se declara en contra de invocar la 25ª enmienda de la Constitución. reuters

Durante siglos, Estados Unidos, a pesar de sus deficiencias, fue considerado por muchos como un modelo de democracia en todo el mundo. Ya no más. Las personas amantes de la paz observaron con incredulidad la incitación de Donald Trump a sus seguidores a atacar el Capitolio de Estados Unidos, en sus esfuerzos por detener la certificación final de los electors de los diferentes estados que eligieron a Joe Biden como presidente. Fracasó en sus esfuerzos y Joe Biden ha sido confirmado como presidente.

En una clara incitación a la violencia, Trump les dijo a sus partidarios que “compórtense como locos” mientras los instaba a marchar hacia el Capitolio. “Vamos a ir allí y yo estaré allí con ustedes. Nunca recuperarán nuestro país con debilidad. Tienen que mostrar fuerza y tienen que ser fuertes”. Mostrando aún más la desconexión total con la realidad y su total desprecio por el estado de derecho, Trump les dijo a los motineros que irrumpieron en el Capitolio, causaron la muerte de cinco personas e hirieron a 14 policías: “Vuelvan a sus casas. Los amo. Ustedes son muy especiales”.

Mientras ocurrían estos eventos, Trump repitió sus afirmaciones de que le habían robado las elecciones, a pesar de la abrumadora evidencia en contrario. Tratando de justificar a los alborotadores, dijo: “Estas son las cosas y los eventos que suceden cuando una victoria electoral aplastante es anulada de manera tan brutal y sin ceremonias”. Su comportamiento muestra que vive en un mundo de fantasía, lo que lo convierte en un presidente totalmente impredecible y peligroso que no es apto para permanecer en el cargo.

El comportamiento del presidente Trump equivale a sedición, y la 25ª Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos debe invocarse para destituirlo del poder. La gran pregunta ahora es qué hacer hasta que Biden asuma formalmente el cargo el 20 de enero. Con menos de dos semanas para el final, el Congreso debe tomar una determinación sobre cómo controlar a una persona impredecible que aún puede causar un daño enorme al país. El 4 de enero de 2021, Irán avivó el fuego de la confrontación con los EEUU al declarar que había reanudado el enriquecimiento de uranio hasta un 20% de pureza en su planta de Fordow, la instalación nuclear más nueva de Irán, acercándolo al desarrollo de la capacidad de producir un arma nuclear con seis meses. Irán podría afirmar que tomó esta acción como respuesta a la retirada de Trump del acuerdo nuclear que permitía el enriquecimiento de uranio a niveles del 4 al 5 por ciento. Sin embargo, en lo que puede considerarse una provocación adicional innecesaria, Irán se apoderó de un petrolero químico surcoreano, citando “preocupaciones ambientales y de contaminación química”, según la agencia de noticias semioficial Tasmin. Según se informa, Teherán está presionando a Seúl para que libere $ 7.000 millones en fondos congelados debido a las sanciones de Estados Unidos. Para aumentar el nivel de tensión en la región, el secretario de defensa interino de Estados Unidos, Christopher C. Miller, emitió un comunicado diciendo: “Debido a las recientes amenazas emitidas por líderes iraníes contra el presidente Trump y otros funcionarios del gobierno de Estados Unidos, he ordenado al U.S.S. Nimitz para detener su reasignación de rutina”. Su declaración llega solo tres días después de que ordenó al barco que regresara a casa.

Las acciones de Irán se producen en un momento en que la situación política en Estados Unidos es particularmente frágil y el presidente muestra cada vez más pruebas de que podría tomar cualquier acción peligrosa para la paz, ya sea provocada o no provocada. De las dos acciones que los legisladores estadounidenses pueden tomar para controlar el comportamiento impredecible del presidente, ya sea un juicio político o invocando la enmienda 25, solo la segunda es posible, aunque las posibilidades de invocarla son muy escasas. El vicepresidente Mike Pence dijo que está totalmente opuesto a invocarla. Algunos legisladores opinan que Trump debería ser sometido de nuevo a un juicio politico. Está claro que un proceso de juicio político llevaría mucho más tiempo, y probablemente sería tan infructuoso como el anterior llevado a cabo contra el presidente Trump.

La 25ª Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos permite al vicepresidente y al gabinete destituir al presidente de su cargo en circunstancias extraordinarias, cuando él o ella “no pueda cumplir con los poderes y deberes” del cargo. Aunque existen amplias pruebas de que el presidente Trump no ha podido cumplir con los deberes del cargo, sobre todo con su respuesta a la pandemia de coronavirus que ha costado cientos de miles de vidas. Su incitación a los alborotadores a marchar hacia el Capitolio equivale a sedición y debe considerarse como eso. Sin embargo, pretender que el vicepresidente y los miembros del gabinete se comportarían de manera razonable es tan inútil como hablar con un mosquito en japonés y creer que entenderá sus palabras. Solo podemos esperar que los legisladores estadounidenses vigilen las acciones del presidente para controlar lo que ha sido un legado venenoso para el país.

Temas

Donald Trump
Comentarios