Tradiciones y costumbres: así reciben el Año Nuevo los tucumanos en Europa - LA GACETA Tucumán

Tradiciones y costumbres: así reciben el Año Nuevo los tucumanos en Europa

Desde Francia, Bélgica y Holanda cuentan las costumbres que se tienen para iniciar el nuevo año.

30 Dic 2020
3

AÑO NUEVO. Tradiciones y costumbres que se viven en el viejo continente.FOTO TOMADA/T13.CL

Alrededor del mundo son numerosas las tradiciones que los países llevan a cabo para despedir el año que se va y recibir de la mejor manera el año que entra, con la esperanza de que este nuevo ciclo sea mejor que el que paso.

Celebrarlo con amigos, brindar en una Iglesia, disfrazarse de temáticas particulares, o darse un chapuzón en temperaturas que se encuentran bajo los 10 grados, son algunas de las costumbres que tucumanas que viven en Europa cuentan.

Pamela Samaniego se radicó hace dos años en Francia, gracias a un programa de asistentes de español. Desde entonces, el país la enamoró y decidió quedarse ahí. Acostumbrarse a las nuevas costumbres no fue fácil, y una de ellas fue cómo se celebra el nuevo año.

"Para empezar la noche de fin de año se celebra siempre con amigos, no es común celebrarlo con la familia, al contrario que en Argentina que normalmente es en familia al igual que Navidad”, dijo.

En Francia, la noche del 31 de diciembre recibe el nombre de Réveillon, aunque en algunas regiones también se la conoce como la noche de Saint-Sylvestre.

“Es común que entre los amigos se elija una temática para esa noche, por ejemplo, disfrazarse de los años 80 o 90, o temáticas de películas”, agregó.

Hace 20 años, Natalia Díaz Romero, emigró a Holanda, hasta hace un par de años estaba acostumbrada a volver para celebrar las fiestas en la provincia, sin embargo, a raíz de que sus hijos de nueve y 11 están en periodo de clases se tuvo que acostumbrar a despedir con costumbres distintas. “Los espectáculos de fuegos artificiales es algo que no puede faltar “los holandeses tienen permitido una vez al año tirar estos cohetes y se gastan millones de euros, es un espectáculo increíble, con muchísimo ruido”.  

La pandemia hizo que el país prohibiera la venta de pirotecnia, sin embargo, muchos no se resignan a celebrar. “Este año están prohibidos los fuegos artificiales, no hay venta y los espectáculos están suspendidos, la policía está controlando muchísimo. Los antiexplosivos buscan en las casas porque mucha gente compro y si lo tiran les van a hacer multas”, indicó.  

Desafiando las bajas temperaturas, el chapuzón que se lleva a cabo en la playa holandesa de Scheveningen, en La Haya, es parte de las tradicionales en la gélida agua del mar del Norte, que se celebra cada primero de enero para empezar el año. “Ese chapuzón tiene un significado especial para los holandeses, porque se lo realiza como un rito para tener un buen año, posteriormente”.

Soledad Aguirre, es una tucumana que vive en Bélgica desde hace 12 años. “Generalmente se celebra el Año Nuevo, con la familia chica, es decir, padre, madre, hijos y abuelos; los más jóvenes en cambio se juntan con amigos, y suelen alquilar lugares para realizar fiestas, no es muy común hacerlo en una casa”.

Las celebraciones comienzan muy temprano a diferencia de Argentina y cerca de las 18.30 ya se está comiendo. Si bien, el tradicional asado es plato que más extraña Soledad, cuenta que los platos típicos de Bélgica no son la carne sino los pescados, mariscos y lo que no puede faltar es la langosta.  

“Es muy típico también que los niños escriban cartas de nuevo año, en las escuelas las preparan y en la noche después de la cena leen la carta a los abuelos y es una forma de agradecer el año”.

Una costumbre que adoptó es esperar el año nuevo en la Iglesia. "La gente se reúne con los vecinos a esperar las 12 para brindar. Es bonito, porque también te juntas con otra gente y compartís", finalizó.

Comentarios